La mayoría de los cuadros se atribuye a tres pintores del XVIII

  • Juan Ruiz Soriano, Alonso Miguel de Tovar y Francisco Miguel Ximénez

La mayoría de los cuadros que están colgados en la parroquia de San Pedro Apóstol de Cartaya pueden ser atribuidos a tres autores como son Alonso Miguel de Tovar, Juan Ruiz Soriano y Francisco Miguel Ximénez, todos ellos pertenecientes a tres generaciones sucesivas de pintores y activos en la capital andaluza de Sevilla a lo largo de todo el siglo XVIII.

El primero de ellos Alonso Miguel de Tovar nació en 1678 en el municipio onubense de Higuera de la Sierra, entonces Higuera de Aracena, muriendo en Madrid en 1758. Se formó en Sevilla, en el taller de Juan Antonio Ossorio, siendo un gran seguidor de las formas y escuela de Murillo. Tovar fue Pintor de Cámara cuando la Corte se estableció en Sevilla en 1729.

Es un pintor de escasas obras conservadas y abundantes atribuciones. Su obra principal es 'La Virgen del Consuelo', del Museo de Bellas Artes de Sevilla. Precisamente en esta es en la que se basan los expertos para establecer la relación entre este autor y 'La Virgen con San Juan y San Francisco' de la iglesia de Cartaya.

El segundo de los autores se trata del primo, paisano y discípulo del anterior, Juan Ruiz Soriano, nacido en 1701 y muerto en 1763. Aprendió en el taller del anterior y perteneció a la Orden Franciscana.

Según los expertos, su obra carece de inventiva, derivando sus maneras directamente de Murillo, advirtiéndose además que sus composiciones son grabados que recreó rehuyendo cualquier creatividad personal. Por otra parte, su obra es abundantísima, ya que atendió numerosos encargos tanto de conventos como de particulares.

Muchos de sus cuadros se encuentran en depósito, repartidos por numerosas iglesias y otros edificios sevillanos como la iglesia de San Román, la capilla de Nuestra Señora de los Ángeles, o el Alcázar.

Por último, Francisco Manuel Ximénez nació en Sevilla en 1717, donde murió en 1793. Se formó en el taller de Domingo Martínez, uno de los pintores de más fama del momento.

Su principal mérito fue haber sido uno de los miembros fundadores de la 'Escuela de las Tres Nobles Artes de Sevilla', de la que incluso llegó a ser director en 1785. Su obra más parecida a la que de él pudiera haber en Cartaya, 'Santa Isabel de Portugal ante el Sepulcro de Santiago' y por tanto por lo que se le atribuye esta última, es 'Paulo III concediendo la Bula de fundación a las religiosas del Espíritu Santo', que se conserva en el convento del Espíritu Santo de Sevilla.

Por otra parte, los cuadros pueden ser clasificados en varios grupos. En primer lugar, y como obras de más calidad y actualmente de mayor tamaño, se encontrarían las escenificaciones de 'La Virgen, San Juan Bautista y San Francisco', y 'El Beato Juan de Prado', las cuales no parecen del mismo autor.

En segundo lugar se pueden situar los cuadros 'Fundación de la Orden Tercera Franciscana'; 'San Francisco predicando a los animales'; 'Santa Isabel de Portugal ante el sepulcro de Santiago'; 'San Francisco confortado por los ángeles'; y 'San Francisco con las virtudes'. Todos estos lienzos no son muy inferiores en calidad a los cuadros del primer grupo y puede que de la misma mano.

En tercer lugar estaría la escenificación de las 'Tentaciones de San Francisco'.

Y en cuarto y último lugar el 'Díptico con la aparición de Jesucristo y la Virgen a San Francisco para encomendarle la construcción de la iglesia de la Porciúncula'; y 'La muerte de San Francisco', que son los de una calidad técnica más inferior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios