moguer

Un informe señala que la carbonería intentó ocultar pruebas del fuego

  • Los investigadores apuntan a una "negligencia por descuido" de la empresa y que se realizaron labores de limpieza con maquinaria que no se justifican

Operarios trabajan en la restauración de la Cuesta Maneli, afectada por el incendio de Moguer. Operarios trabajan en la restauración de la Cuesta Maneli, afectada por el incendio de Moguer.

Operarios trabajan en la restauración de la Cuesta Maneli, afectada por el incendio de Moguer. / canterla

La Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIFF), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, apunta en su informe sobre el incendio declarado el pasado 24 de junio en el paraje Las Peñuelas, en el término municipal de Moguer, que afectó a casi 8.500 hectáreas y alcanzó el Espacio Natural de Doñana, a una "negligencia por descuido" de una carbonería como causa de origen del fuego, así como que desde esta empresa "intentaron con maquinaria pesada ocultar evidencias" que pudieran inculparla.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, en el informe recogen que un día después del inicio del incendio desde la carbonería se envió maquinaria pesada para realizar "movimientos de tierra", así como que desde esta empresa alegaron que los trabajos con la maquinaria se realizaron con el fin de "ampliar el cortafuegos", aunque en el informe consideran que se hizo para ocultar evidencias. Además, las fotografías aéreas realizadas reflejan que el origen del importante fuego está relacionado con esta carbonería.

La Consejería de Medio Ambiente se personará como acusación particular

Según adelantó el diario El País, el informe indica que "los responsables de la empresa enviaron maquinaria pesada al lugar en el que los agentes medioambientales ubican el inicio de las llamas". "Allí, en el talud perimetral que rodea las instalaciones, se realizaron trabajos de decapado y movimientos de tierras". Como señala el diario, el dossier remarca que "aquella limpieza en la zona no tiene más justificación que la clara intención de ocultar evidencias que pudieran inculpar a la empresa".

La BIFF considera que "existen evidencias o suficientes indicios como para determinar que el incendio se produjo como consecuencia de una negligencia por descuido".

Todo ello, a través de "actuaciones o circunstancias que no tienen el fin de provocar un incendio de forma deliberada pero, dada la falta de precauciones y medidas preventivas, sí se provocó". Por ello, el informe concluye que "la causa única es una negligencia relacionada con la actividad productora de carbón de la citada empresa".

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, corroboró en su día que el informe elaborado por la BIFF señala que el fuego de Moguer tuvo su origen en una carbonería, aunque será el juez el que determine exactamente "la responsabilidad y en qué grado". El consejero ya anunció que se personaba como acusación particular en la causa judicial correspondiente a este incendio.

Según reza en la orden de la Consejería, a la que tuvo acceso Europa Press a principios de este mes, en la misma se autorizó al gabinete jurídico de la Administración andaluza a personarse, como parte perjudicada, en las diligencias previas de esta causa que se siguen ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Moguer. Todo ello, sin perjuicio que, deducido del curso de los autos, la posición de la Junta de Andalucía hubiera de variar.

La empresa, dedicada a la producción industrial de carbón vegetal, cuenta con autorización de la Junta de Andalucía para el uso del fuego en terreno forestal y zona de influencia, bajo unas estrictas condiciones. Así, la productora debe tener un cortafuegos perimetral, de una anchura mínima de ocho metros y desprovisto de vegetación, vigilancia permanente durante los períodos de combustión y disposición de los medios materiales de autoprotección destinados a sofocar la caldera u horno en caso de producirse un incendio.

Mientras, ya se han iniciado los trabajos de restauración de la zona incendiada, con actuaciones de emergencia orientadas a garantizar la seguridad de las personas y la conservación del entorno natural. El camping Doñana y el carril bici entre Matalascañas y Mazagón son las otras actuaciones prioritarias.

Las obras tienen un plazo de ejecución de tres meses, un presupuesto de licitación de 370.000 euros y un ámbito que engloba montes públicos ubicados en los municipios de Moguer, Almonte y Lucena del Puerto y dentro del Espacio Natural de Doñana. También se incluye el monte Ordenados de Moguer, propiedad del Ayuntamiento y gestionado con un convenio de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios