Cuatro individuos armados con grandes piedras atracan una gasolinera en Lepe

  • Los atracadores, que se hicieron con unos mil euros, huyeron a pie · El propietario de un bar en Cartaya fue detenido por simular el robo en dos máquinas tragaperras

Cuatro individuos que iban armados con piedras de gran tamaño atracaron anoche una gasolinera de Lepe, de la que lograron llevarse todo el dinero que en ese momento había en la caja, unos mil euros.

Fuentes de la Guardia Civil informaron que el atraco se produjo en torno a las 22:30, cuando el establecimiento, a la salida de la localidad, estaba a punto de cerrar.

Los cuatro hombres, que accedieron a la gasolinera a pie, cubrían su rostro con bragas o bufandas y llevaban piedras grandes o trozos de hormigón.

Uno de ellos se dirigió al encargado del local y le exigió que le entregase todo el dinero que había en la caja, que ascendía a unos mil euros.

Los atracadores huyeron a pie por las calles cercanas a la gasolinera hacia el centro del pueblo.

Por otro lado, agentes del Puesto de Cartaya, pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, han detenido a un vecino de la localidad, por simular un robo en el bar que regenta.

Según informó el Instituto Armado, la detención se produjo el lunes después de terminar una investigación que comenzó a finales del mes de enero del presente año, y que se inició cuando el propietario de un bar de Cartaya presentó una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil.

En esta denuncia la víctima ponía en conocimiento de los agentes, que autores desconocidos habían penetrado en su establecimiento y que habían forzado dos máquinas recreativas, llevándose la recaudación que ascendía a 1.300 euros.

Ante esto, los guardias civiles del Área de Investigación del Puesto de Cartaya, comenzaron las indagaciones pertinentes, comenzando por una "concienzuda" inspección ocular tanto del local como de las máquinas que supuestamente habían sido forzadas.

Así, de la investigación se desprendió que las máquinas "difícilmente" habría podido ser forzadas tal y como aseguraba el denunciante, ya que se solicitó un informe de las mismas a la empresa propietarias en el que ésta constataba la existencia de un arco de seguridad especial para evitar ser violentadas de este modo. En este sentido, la empresa propietaria manifestó "su extrañeza" ante el robo cometido, precisamente por la existencia de esa contramedida de seguridad.

Del mismo modo, ni los detectores volumétricos ni las cámaras de seguridad detectaron la presencia de intrusos la noche de los hechos, dándose la circunstancia de que el denunciante, adquirió a la semana de haber acontecido el robo, una motocicleta por el importe de lo sustraído.

Ante estas evidencias, los agentes han detenido al propietario del bar, imputándole un delito contra la administración de justicia, en este caso simulación de delito, y otro de robo con fuerza. La Guardia Civil ha instruido las correspondientes diligencias que, en unión del detenido, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Ayamonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios