El juez ve indicios de delito en el caso del anciano detenido por abusos sexuales

  • El juzgado ha remitido el caso al Ministerio Fiscal que será el encargado de realizar las averiguaciones y de emitir el escrito de acusación si fuese necesario

El Juzgado de Aracena ha observado indicios de delito en el caso de C.P.M., de 87 años de edad y vecino de la aldea de La Presa, en la localidad onubense de Santa Ana La Real, detenido el pasado 31 de agosto como presunto autor de abusos sexuales a varios menores con edades comprendidas entre los tres y los cinco años.

Fuentes cercanas al caso han informado de que, tras observar indicios de delito, el Juzgado ha remitido el caso al Ministerio Público, que será a partir de ahora el encargado de realizar las averiguaciones oportunas para esclarecer los hechos y, en su caso, emitir el correspondiente escrito de acusación por un presunto delito de abusos sexuales a menores.

Estas mismas fuentes explicaron que el caso se encuentra en estos momentos en auto de procedimiento abreviado, tras lo que recordaron que el Juzgado de Guardia de Aracena ya decretó en su día la libertad para C.P.M., así como una orden de alejamiento de 500 metros hacia los menores presuntamente agredidos, una medida que será efectiva hasta que se tramite la causa y se celebre, si hubiera lugar, la vista oral.

Funcionarios de la Unidad de Policía Nacional adscrita a la Junta de Andalucía en Huelva detuvieron el pasado día 31 del mes de agosto a C.P.M., de 87 años de edad y vecino de la aldea de La Presa, en Santa Ana La Real, como presunto autor de abusos sexuales cometidos a varios menores con edades comprendidas entre los tres y los cinco años.

La Junta de Andalucía informó en su día de que la investigación fue iniciada por la Fiscalía de Menores de la Audiencia Provincial de Huelva, que requirió a la Policía Autonómica para verificar el hecho delictivo y proceder a la detención del presunto responsable.

Según las averiguaciones realizadas por el cuerpo policial, el detenido entablaba amistad de forma habitual con menores residentes en el municipio serrano y visitantes de la comarca durante fines de semana y vacaciones, a los que conducía a su domicilio con la excusa de jugar con ellos o darles golosinas y tras haberse ganado la confianza de sus padres.

Asimismo, tal y como indicó en su momento la Junta, era en su vivienda donde presuntamente C.P.M. cometía los abusos sobre los menores, hasta que fue sorprendido en una ocasión por una vecina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios