"Las hermandades somos verdaderas catequesis en nuestras calles"

  • La mitad de su discurso será sentimental y el resto, entre bíblico y cofrade

El Consejo de Hermandades de Lepe tiene previsto, como cada año, realizar un pregón anunciador de la Semana Santa de Lepe. El marco elegido volverá a ser el templo parroquial de Santo Domingo de Guzmán y allí Pepi Pérez elogiará y alabará a la Semana Santa lepera.

-¿Qué le ha movido a estar aquí, a las puertas de proclamar su pregón en este año?

-Mi motivación es haber sido y ser una cofrade comprometida, por mi vinculación desde siempre a la Hermandad de los Dolores y, ahora también, al consejo de hermandades y por mi compromiso y dedicación desde hace años al grupo de catequistas, formando a los jóvenes que van a tomar la primera comunión y a los de confirmación.

-¿Qué siente una mujer tan cofrade como usted cuando recibe el encargo de pregonar la Semana Santa de Lepe?

-En principio cuando el consejo me designó como pregonera de la Semana Santa de mi pueblo, como te puedes imaginar, en primer lugar, una gran alegría. A renglón seguido una inmensa responsabilidad, que seguro la voy a tener, hasta su proclamación.

-Hagamos un breve resumen de su trayectoria cofrade. ¿Cuándo comienzan sus vivencias en torno a la Semana Santa?

-Mis vivencias con la Semana Santa comenzaron desde muy pequeña, en mi familia, siempre se tuvo un gran fervor por la Hermandad de Los Dolores en Cartaya. Casualidad que me casé, me vine a vivir a Lepe y, al año de casarme, me llega un día mi marido y me dice que es el hermano mayor de la Hermandad de los Dolores de Lepe. Desde ese día y hasta la fecha, fíjate si ha llovido, estoy vinculada a la hermandad.

-En un año tan intenso, supongo por el reto al que se ha querido enfrentar, ¿cómo han sido estos meses? ¿Cómo ha afrontado la preparación del pregón?

-Se me han pasado volando, y más aún cuando me tuve que poner en serio, y cogí mi boli y mi libreta. Me encomendé a mi Virgen de Los Dolores y le dije: en tus manos estoy Señora. Tengo que decir que me ha ayudado bastante, desde ese primer día y hasta la fecha, por eso creo yo que se me ha pasado tan rápido.

-¿Qué nos puede adelantar de lo que va a anunciar en la noche del sábado 24 de marzo?

-No me pidas que adelante nada pero si puedo decirte que como mujer cofrade y catequista que soy, creo que mi pregón está formado por un 25% de bíblico, un 25% cofrade y el 50% restante, de sentimientos.

-¿Qué es lo que espera del público que va a escuchar sus palabras? ¿Qué intenta transmitir?

-Del público, lo primero que espero es que vayan a escuchar el pregón. Me gustaría que la iglesia estuviese llena, no sólo de cofrades y personas vinculadas con nuestra Semana Santa, que sé que me van a acompañar, sino también de todas esas personas a quienes les gusta escuchar el relato de la vida de Jesús y María. Después, que yo sepa, transmitirles esos sentimientos que reflejo en mi pregón, eso deseo y espero.

-Éste es un camino que no sólo ha escogido sino que además lo hace toda tu familia. ¿Cómo ha sido esta signatura cofrade?

-Tengo que decirte que este camino durante todo este año, ha sido para toda mi familia muy ilusionante, desde la noche que les comunique a mi marido y a mis hijos que iba a ser la pregonera de la Semana Santa del 2012. Fue una explosión de alegría, en ese mismo momento, me salió presentador, que será, por supuesto, mi hijo. A partir de ese día todo han sido apoyos y ánimos. Date cuenta que somos una familia muy vinculada a la Semana Santa, de hecho mis dos hijos van de costaleros en el palio de Los Dolores.

-Su vinculación es muy intensa con la vida de las hermandades, no solo está muy metida en la Hermandad de los Dolores sino que ahora ejerce de vicepresidenta de Hermandades de Penitencia del Consejo de Hermandades de Lepe.

-Sí, soy vicepresidenta el consejo, en su sección de penitencia y hermana colaboradora de mi hermandad, porque nunca he dejado de serlo. En representación de ella estoy en el consejo.

-¿Qué papel juega la Semana Santa en el mundo actual del siglo XXI? ¿Cómo animaría a los cristianos a vivirla?

-En estos tiempos en los que la vida va muy deprisa, el trabajo, el estrés y, por qué no decirlo, la falta de fe, las hermandades tenemos un papel muy importante que transmitir a los ciudadanos. Date cuenta que somos verdaderas catequesis que llevamos a la calle nuestros Cristos y nuestras Vírgenes, reflejando en sus pasos el Misterio de la Pasión de Cristo. Después de unos años de decadencia de la Semana Santa en nuestra ciudad, me alegra que, a través de la juventud, que hoy se está agregando a las hermandades a través de los hermanos costaleros, se esté avivando la llama de nuestra Semana Mayor entre nuestros vecinos.

-Vive la Semana Santa desde distintos puntos de vista. Pero me gustaría que me comentara dos en especial: sus vivencias delante del Cristo de la Salud y de su Virgen de los Dolores.

-Ahí me has tocado, ponerme delante de mi Cristo de la Salud es ver la humildad que refleja su cara y me hace reflexionar de lo poco humildes que somos. Y de mi Virgen de los Dolores..., qué te voy a decir, podría llevarme, no sé..., el tiempo hablando de Ella, no me cansaría nunca, me pongo delante suya y no puedo hablarle, solo la miro y la miro y me pierdo en Ella. ¿Pero tú le has visto bien esa cara, esa expresión a esa imagen? Es única.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios