Cuatro familias tiene que desalojar sus casas tras incendiarse el garaje

  • El siniestro dejó sin luz ni agua las viviendas, que no se vieron afectadas ni por el fuego ni por el humo. El Ayuntamiento realojó ayer a los 8 adultos y 8 niños en hoteles y estima que podrán regresar el lunes

Las cuatro familias que ocupaban las casas del número 12 de la calle Faisán de Cartaya tuvieron que desalojar sus viviendas el viernes por la noche después de que se declarase un incendio en los garajes del edificio comunitario.

Aunque la primera noche las cuatro familias (8 adultos y otros 8 niños) tuvieron que procurarse sus propios medios porque no podían ocupar las viviendas, ayer el Ayuntamiento reaccionó y se hizo cargo de las cuatro familias realojándolas en hoteles del municipio. Los inquilinos pudieron volver ayer a sus casas para recoger los enseres imprescindibles una vez que se comprobó que la estructura del edificio no se había visto afectada. Sin embargo no podrán ocuparlas, al menos, hasta el lunes puesto que el fuego afectó a la instalación eléctrica y a las tuberías del agua por lo que las casas carecen de estos dos servicios imprescindibles.

El alcalde Juan Antonio Millán explicó ayer que se está trabajando en el edificio para procurar que las cuatro familias puedan regresar a sus viviendas cuanto antes, de forma que si no es posible que lo hagan a lo largo del día de hoy si que podrán hacerlo mañana lunes. Este subrayó que "afortunadamente no se ha producido ninguna desgracia personal a pesar del intenso humo que se acumuló en la zona próxima al incendio".

El fuego comenzó después de las diez de la noche del viernes en los garajes comunitarios del edificio, un inmueble de 36 viviendas repartidas en seis bloques, aunque el único afectado ha sido el número 12, un bloque con seis viviendas, de las que tan sólo cuatro estaban habitados por las cuatro familias, compuestas por matrimonios con dos hijos cada uno.

El intenso humo fue lo que alertó a los vecinos que inmediatamente abandonaron el edificio hasta que acudieron los bomberos a sofocar las llamas. Al parecer el fuego tuvo lugar en la zona de aparcamientos que se encuentra próxima a un cuadro eléctrico, aunque aún está por ver cuál fue el origen de las llamas.

Ayer la Policía Judicial estuvo supervisando el garaje, tras las diversas denuncias que pusieron los inquilinos ante la Guardia Civil del municipio, sin que hasta ahora haya trascendido el resultado de la investigación.

En el garaje se encontraban estacionados 17 vehículos de los cuales dos quedaron completamente calcinados y otros dos con daños diversos en los laterales. En esta parte del edificio es donde se concentraron el humo y las llamas, dejando una capa de negruzca y un fuerte olor.

El alcalde subrayó ayer que, a pesar del incidente, cabe destacar que el edificio "no ha sufrido daños estructurales", según han podido comprobar los técnicos, de forma que las familias podrán regresar a sus hogares con normalidad una vez que se reparen los daños en las instalaciones de luz y agua que resultaron dañadas.

Sin embargo, ayer algunos de los afectados lamentaban que la primera noche tuvieron que realojarse como pudieron con familiares, amigos o conocidos; esto al margen de las pérdidas que han sufrido ya que en estas fechas "todos tenemos los congeladores llenos dados los días señalados en los que nos encontramos. Ahora lo hemos perdido todo", apuntó Manuel González, uno de los vecinos, que ayer se encontraba en su casa supervisando los daños que hubiera podido causar el siniestro.

Las familias afectadas confían en que las reparaciones se acometan con diligencia para que puedan volver a ocupar sus viviendas cuanto antes y disfrutar del Fin de Año.

Por otra parte, los vecinos están pendientes de la investigación policial puesto que el propietario de los garajes sigue siendo la empresa constructora del edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios