La familia del poeta reclama que la Fundación sea más cultural

  • La sobrina-nieta del Nobel cree que los políticos deben quedar en segundo plano para "acabar con las trifulcas" y ve lo más sangrante en que el gerente sea político

La sobrina-nieta del Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, Carmen Hernández-Pinzón, reclamó ayer que la Fundación "pase a ser de política a cultural para acabar con las trifulcas políticas", en alusión al conflicto que se ha abierto al dejar el Ayuntamiento de Moguer esta Fundación.

Para Hernández-Pinzón la decisión del Ayuntamiento de Moguer es "consecuencia de la politización de la Fundación que, si fuera cultural, evitaría estos follones entre políticos, que en nada benefician a la figura del Nobel, que debería ser lo importante". Esta descendiente directa del poeta no asistió, por ejemplo, a la inauguración de la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón, que tuvo lugar el miércoles pasado y que contó con la presencia del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. El motivo, según fuentes de la organización, porque "eran malas fechas".

A juicio de la sobrina-nieta del poeta, "si la Fundación la llevaran personas del mundo de la cultura, habrían organizado el acto de la inauguración de la restauración de la casa-museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez y los políticos habrían quedado en un segundo plano", por lo que destacó que, de esta forma, "los políticos convierten todos los actos en torno al poeta en su propia batalla, tanto unos como otros".

Con estos argumentos, confesó su "vergüenza y pena más profundas" por todo lo que rodea a la Fundación Juan Ramón Jiménez que, a su juicio, "dan la razón a los familiares, que llevamos años reclamando la condición cultural de la Fundación, amén de que esté controlada por algunos políticos al recibir fondos públicos, pero nunca de manera exclusiva", y añadió que "lo más sangrante es que hasta el gerente, Antonio Ramírez Almansa, sea un político".

Hernández Pinzón lamentó que "las batallas políticas acaben ensombreciendo siempre los actos en torno a la figura de Juan Ramón Jiménez", un poeta del que recordó que "nunca quiso que se le manipulara políticamente porque era libre y por ello incluso perdería amigos y apoyos".

Para la sobrina-nieta del poeta, "lo normal en el acto del pasado miércoles hubiese sido que se pusiera en valor las ventajas de la nueva casa-museo, los nuevos elementos y la promoción de la obra, aspectos de los que no se habló porque el amor hacia Juan Ramón Jiménez brilla por su ausencia y sólo prima la batalla política para ver quién ocupa más espacio en la foto", lo que consideró "bochornoso, deprimente y triste porque hace un enorme daño a la figura del Nobel".

Tras reconocer no saber qué significa que el Ayuntamiento de Moguer no esté en la Fundación, indicó que recibió una invitación para el acto del miércoles, pero aseguró que "ya había comunicado a la presidenta de la Diputación, Petronila Guerrero, que no asistiría ni a ese ni a ningún otro acto institucional-político mientras la Fundación siga estando compuesta por políticos".

El Ayuntamiento de Moguer acordó en el Pleno del jueves dejar la Fundación a propuesta del alcalde y con los 9 votos a favor del PP, en contra los 6 del PSOE y la abstención de los dos concejales de Avema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios