Entre el estupor y la incredulidad

  • Los vecinos de Aljaraque se debatían ayer entre el reconocimiento de lo que el ex alcalde hizo en el municipio durante su mandato y el reclamo de que la Justicia actúe ante los delitos

Comentarios 4

La noticia del día en Aljaraque no fue 'vox populi' hasta bien avanzada la mañana. Hasta entonces eran pocos los que conocían que el que fue alcalde durante tres mandatos, Juan Manuel Orta, su compañero de despacho de abogado, A.G., el ex concejal de Urbanismo, Casto Pino, y la mujer de éste, M.A.S., fueron detenidos por un presunto delito de blanqueo de capital, falsedad en documento público y fiscal.

Entre el estupor y la incredulidad fueron recibiendo los vecinos del municipio de Aljaraque la noticia que ya avanzada la mañana se había extendido, primero, por el casco urbano del municipio, donde los vecinos se iban enterando a través de las gestiones que realizaban en el Ayuntamiento o por las emisoras de radio que pronto dieron la voz de alarma. Más tarde llegó también a los otros núcleos de población, Corrales, Bellavista y La Dehesa. No le faltaron defensores, sin embargo, al ex alcalde del Partido Popular en su pueblo pues si bien una buena parte de los encuestados animaban a que la Justicia depure responsabilidades también entendían que Juan Manuel Orta durante su mandato "ha sido uno de los alcaldes que más se ha preocupado por este pueblo, que más cosas ha hecho y que todos hemos comprobado las mejorías que ha procurado para todos", argumentó Rafael Díaz, un electricista de la capital aunque afincado desde hace muchos años en Bellavista.

Sin embargo, al conocer la noticia la mayor parte de los encuestados comenzó con la drástica sentencia: "el que la haga que la pague". Gustavo Hidalgo, propietario de una freiduría en el centro de Aljaraque, más que entrar a opinar directamente prefiere dejar el caso en manos de la Justicia, "si creen que es culpable la Justicia se encargará de ello". Lo que a su juicio es evidente es que en Aljaraque se ha construido a diestro y siniestro en los últimos años y "encima pocos se pueden comprar una vivienda según están los precios".

Un joven comerciante del municipio, Iván Belmonte, se mostró incrédulo al conocer la detención del ex alcalde porque "también dijeron que estaba implicado en el caso Malaya y luego, al final, todo era mentira". En todo caso, considera que si se confirma "éstas son cosas que nada tienen que ver con el pueblo, son cosas que pasan".

Dolores Rodríguez, que regenta un puesto en el mercado de abastos del municipio, al principio no acertó más que a decir: "me he quedado helada". "Yo creo que la mayor parte de la gente estaba muy contenta con el ex alcalde porque se preocupó mucho por el pueblo, pero ahora al conocer esto, imagino que la opinión que se tiene de él se vendrá abajo".

Antonio Manuel Trigo es pintor y se declara "apolítico", lo que más le preocupa en el mundo (como al resto de los mortales) es vivir tranquilo junto a su mujer y a sus hijos, tener dinero para pagar las facturas y evitar los problemas. "Yo de política no entiendo nada. Lo único que creo sobre este asunto es que si lo han detenido será porque han encontrado algo". Pensando más fríamente sobre la cuestión especula que, sobre todo, al ex concejal de Urbanismo "se le veía que manejaba mucho dinero; a Orta también pero es que éste ya tenía dinero cuando entró en la política". También Trigo asegura que el ex alcalde "ha sido un hombre muy querido en el pueblo pero también se ha visto mucho derroche". Y concluye diciendo que todo esto acabará por "perjudicar bastante al Partido Popular".

Lola Navas se declara abiertamente amiga del ex alcalde y "lo seguiré siendo si es que se confirma" pero hasta entonces "no me lo puedo creer, hasta que quede demostrado me cuesta mucho trabajo que haya cometido esos delitos. Sobre el resto no puedo opinar porque no los conozco". Amiga de Lola Navas es Felisa Salas que, sin embargo, no conocía a ninguno de los detenidos. "Siempre he escuchado hablar bien del ex alcalde y, desde luego, que ha hecho muchas cosas por el pueblo, está a la vista de todos. Pero la Justicia debe seguir su curso".

Un joven empleado municipal del Área de Deportes, que prefiere quedar en el anonimato por cuestiones familiares, comentó ayer que "me cuesta mucho trabajo creerlo pero, lo cierto, es que si ha hecho algo tiene que pagarlo ante la Justicia". Éste, que se declaró "apolítico", añadió que, de todas formas, "yo no meto la mano en el fuego por nadie".

Lo único que puede resultarle lamentable en todo este asunto es que el pueblo de Aljaraque pueda verse perjudicado, después de "haberse exteriorizado la imagen de un pueblo muy nuevo, moderno...., ahora la imagen de la especulación no nos va a beneficiar para nada".

Una opinión mucho más definida sobre lo que tiene que ser la actuación judicial en general tiene Antonio Herbello, un profesor afincado en el núcleo de Bellavista, que afirma que cualquier que haya cometido un delito tiene que ser detenido por la Policía. Entiende que la Justicia no obra nunca por antojo sino porque "tienen pruebas suficientes como para ir contra ellos".

Sin embargo, añade que, frente a determinados delitos, de personas que lo único que pretenden es lucrar a unos pocos frente al resto de los ciudadanos, la mejor solución es "dejarles a cero". Para Herbello de nada sirve la cárcel para estos individuos "yo soy partidario de que devuelvan todo lo que han robado y que les dejen sin ninguna de sus posesiones para que sepan lo que quedarse a cero".

Rafael Díaz, electricista, al conocer la detención de Orta y los otros tres miembros de su entorno, dice que "no puedo opinar nada porque no los conozco". En todo caso sí que asegura que tanto el ex alcalde como el equipo del PP que le acompañó durante sus tres mandatos "lo han hecho muy bien, se han preocupado por todos los núcleos urbanos de Aljaraque y lo puede comprobar cualquiera, el alumbrado, el acerado... Claro, que este alcalde de ahora tampoco lo está haciendo mal, de momento".

Sobre los presuntos delitos, Rafael Díaz señala que "todos tienen trapos sucios y esos, sólo, los conocen ellos. La gente del pueblo no nos enteramos ni de la mitad porque no lo podemos saber". Añade que los cargos tendrán que ser demostrados para que la Justicia pueda obrar en consecuencia, aunque insiste en que "todos manejaban mucho dinero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios