El cuponazo de la Once deja en El Campillo y Zalamea 1,5 millones

  • La vendedora, Rosario Sánchez de los Ríos, que vive en Valverde llevó 40 cupones premiados a estos dos pueblos · Uno de los boletos de El Campillo lleva también la serie, en total 150.000 euros

Rosario Sánchez de los Ríos se llevó a comer ayer a toda la familia al Trocadero de Valverde, donde vive, para celebrar por todo lo alto que repartió un buen pellizco de euros del cuponazo de la Once que se sorteó el viernes. Pero la alegría no fue sólo por el prójimo, sino también por ella misma, pues iba a devolver los dos últimos que quedaban pero decidió regalar uno a su hija, "que acababa de llegar de Huelva", y se quedó otro para ella misma. La cuestión es que, de la noche a la mañana, la familia de Rosario Sánchez de los Ríos ha visto cómo el patrimonio familiar se incrementó en 70.000 euros: dos cupones premiados con 35.000 euros.

"Esta es la alegría más grande que me he llevado", repetía ayer la afortunada vendedora, que repartió un premio de 1.515.000 euros en 40 cupones, de los que, salvo los dos que se quedó, quedaron repartidos entre los municipios mineros de El Campillo y Zalamea la Real, su zona habitual de venta. Cada uno de los cupones tiene un premio de 35.000 euros y uno de los que se vendieron en El Capillo, además, tiene la serie 064, es decir, 115.000 euros más.

Rosario lleva 14 años trabajando en la Once y ya al principio de empezar la venta, allá por el año 1995, repartió un premio de 300.000 euros (entonces 50 millones de pesetas). La mujer, que tiene dos hijas, no quiere hacer planes sobre el premio porque "la casualidad hizo que le regalara un cupón a una de mis hijas pero el que me quedé yo, se lo regalaré a la otra". De momento, lo primero que ha planificado ha sido una celebración familiar "por todo lo alto".

En el municipio de El Campillo también se vivió ayer la fiesta de los millones de la Once en el bar La Palma, donde se quedaron alrededor de una veintena de cupones, algo más de 800.000 euros. La noticia fue conociéndose en el pueblo poco a poco y así fue llegando la mayor parte de los afortunados que tuvieron la suerte de comprar uno de los boletos premiados. El bar regentado por Mª José y Juan Luis Romero López celebró una fiesta improvisada que se prolongó hasta bien avanzada la tarde. Después, como cada sábado, dio cerrojazo. También los dos hermanos que atienden el bar han sido afortunados, pues cada uno se quedó con un cupón que, a su vez, compartieron con otros familiares y allegados. Algunos de los afortunados de El Campillo hacían ayer planes con el premio del cupón como quitarse de encima la hipoteca para evitar tener que estar pendiente todos los meses de los dichosos 400 euros que se queda el banco. Pero no todos tenían hipoteca, así que los doble afortunados hacías planes de gastar los 35.000 en disfrutar de la vida, una de las decisiones más sabias que uno puede tomar cuando se ve con dinero extra en el bolsillo.

Mª José Romero comentó ayer que la mayor parte de los cupones se han quedado en El Campillo, aunque también se vendieron a veraneantes, hijos del pueblo que pasan sus vacaciones, y a habitantes de la Sierra que suelen parar a desayunar. Precisamente, ésta cree que el boleto premiado con 150.000 (premio 35.000 euros+la serie 115.000 euros) se lo llevó alguien que llegó de paso hacia la Sierra.

En Zalamea el cuponazo y Rosario Sánchez del Río repartieron unos 630.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios