La crispación del debate lleva al alcalde a suspender el Pleno

  • Los concejales socialistas abandonaron la sesión por recibir insultos mientras que IU acusa a Millán de "falta de respeto" y de cometer "irregularidades"

Comentarios 7

La fuerte crispación que surgió en el Pleno de ayer de Cartaya terminó con la suspensión de la sesión por parte del alcalde Juan Antonio Millán. Al parecer la polémica surgió con el intento del alcalde de incorporar como un punto más del orden del día durante la sesión una propuesta sobre la posibilidad de abrir una cárcel de menores en el término municipal de Cartaya. Esto unido a que el alcalde quería abrir un paréntesis en la sesión plenaria porque tenía que ausentarse para acudir a una cita en la Diputación Provincial terminó por caldear el ambiente. Las consecuencias fueron que los concejales socialistas abandonaron el Pleno "por los insultos" que profirió la oposición y el alcalde, que no dejó el salón de plenos, optó por hacer un receso tras el que suspendió definitivamente la sesión.

El portavoz socialista, Miguel Novoa, justificó el abandono por "los reiterados insultos, no sólo de carácter político, sino también personal, que desde el inicio de la presente legislatura profieren continuamente en los plenos contra los ediles socialistas, los miembros de la oposición, especialmente el portavoz de IU, Miguel Ángel Gea".

Unos "insultos", que "son una falta de respeto no sólo hacia los ediles socialistas, sino también hacia el Ayuntamiento, las reglas democráticas, y sobre todo hacia los cerca de 6.000 votantes cartayeros que en las pasadas elecciones municipales mostraron su apoyo al PSOE". Además, añadió que "vienen siempre acompañados por continuas interrupciones cuando el primer edil, Juan Antonio Millán, ostenta el uso de la palabra en los plenos". Novoa lamentó que la oposición, especialmente Gea, sea "el artífice y por tanto, encabece una estrategia que tiene como único propósito crispar el debate democrático en los plenos y por tanto trasladar una tensión innecesaria al resto de la ciudadanía con el único objetivo de instigar -lo que según él supondría- una lamentable fractura social en la localidad".

Según Novoa, los concejales del equipo de Gobierno "no están dispuestos a seguir aguantando esta situación, por lo que mantendremos esta actitud hasta que los miembros de la oposición, especialmente el portavoz de IU y aquellos que le siguen el juego, muestren respeto hacia las reglas democráticas del Pleno y, sobre todo, hacia los concejales socialistas ya no sólo como políticos, sino como personas".

Bien distinta es la versión de Miguel Ángel Gea quien explicó que el alcalde, primero, "intentó imponer de forma ilegal el debate de una propuesta suya sobre la instalación de una cárcel de menores".

En segundo lugar, trató de "interrumpir la sesión para asistir a un compromiso en Diputación Provincial de Huelva sin fijar hora de reinicio" y sólo porque "al faltar una concejal socialista y si se tenía que ausentar él del Pleno, su grupo quedaba en minoría".

Gea propuso que "la sesión podía continuar sin el alcalde como ha ocurrido en otras ocasiones porque sus concejales son mayores de edad, responsables y ninguno presenta deficiencia mental alguna para no poder continuar con la sesión sin él". Tras este comentario los socialistas se levantaron y abandonaron la sala.

Además, el portavoz de Izquierda Unida criticó ayer que el alcalde cartayero, Juan Antonio Millán, "haya amañado ya con la consejera de Justicia la ubicación de la cárcel de menores puesto que ya la Fundación Diagrama, que será la concesionaria del centro, ha comprado una finca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios