La comisión del vertedero pretende controlar la entrada de residuos

  • El alcalde convoca el órgano de vigilancia después de ocho años de inactividad, denuncias sobre enterramiento de tóxicos portugueses y vertidos al Tinto

La comisión de seguimiento y vigilancia del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos de Zarandas se reúne hoy por primera vez ocho años después de que el anterior alcalde socialista, José Villalba, la liquidara y su sucesor, Eduardo Muñoz, no la convocara ante el clamor ciudadano y ecologista contra la entrada masiva de residuos y la reincidencia de los incendios en la planta que gestiona la empresa Befesa.

El alcalde nervense, el Independiente Domingo Domínguez (Giner), que hizo de la lucha contra el vertedero causa municipal ha convocado a representantes de todos los grupos con representación municipal, Giner, PSOE e Izquierda Unida, organizaciones sindicales, ecologistas, representantes del vertedero y asociaciones vecinales del municipio.

El orden del día, según anunció el portavoz ecologista Juan Romero, procederá en primer lugar al acto de constitución de la comisión para posteriormente llevar a cabo la elaboración de un reglamento de régimen interno y un balance de la empresa en cuanto al tipo y la cantidad de residuos que se almacenan en las instalaciones, mientras que, de momento, no está contemplado el apartado para la formulación de ruegos y preguntas.

Juan Romero ha recordado que es la primera vez que este organismo se reúne después de los grandes incendios ocurridos dentro del vaso.

El portavoz ecologista asegura que "hay muchas cuestiones pendientes, muchas de ellas graves, incluso alguna que afecta a las arcas municipales".

Juan Romero subraya que hasta ahora, las autoridades han sido incapaces de comprobar de dónde viene la contaminación externa de las aguas del río Tinto, aunque sugirió que "probablemente sea de las carencias en depuración de agua de los pueblos de la Cuenca Minera y también de las escorrentías y filtraciones de los canales perimetrales del vertedero" de Zarandas.

El líder ecologista subrayó que Befesa cobra por tonelada de residuos tóxicos y paga un canon al ayuntamiento. Lo que ocurre, dijo, es que la empresa afirma que los inertiza . "Con esta actuación, las arcas municipales dejan de recaudar dinero. Y hay que aclarar este extremo", insistió.

Juan Romero asegura que a las instalaciones de Zarandas llegan diariamente 150 camiones de residuos tóxicos y peligrosos con treinta toneladas cada uno, muchos de ellos procedentes del vecino Portugal. El portavoz ecologista advierte que esto va en contra de las recomendaciones de la Unión Europea, que apuesta por la proximidad geográfica para evitar riesgos en el transporte y gestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios