cartaya

El comedor del Juan Ramón Jiménez reparte un menú y no bocadillos

  • El CSIF exige la contratación de personal para mantener el servicio en el colegio

El menú proporcionado ayer a los escolares del colegio Juan Ramón Jiménez. El menú proporcionado ayer a los escolares del colegio Juan Ramón Jiménez.

El menú proporcionado ayer a los escolares del colegio Juan Ramón Jiménez. / h.i.

Los usuarios del comedor escolar del Centro de Educación Infantil y Primaria Juan Ramón Jiménez de Cartaya, finalmente no están comiendo estos días "bocadillos", como se informó el martes a los padres en una circular remitida por la dirección del centro, gracias al esfuerzo que están realizando los dos cocineros (de los cuatro habituales) que siguen trabajando en el mismo.

Según ha informado la AMPA Platero y Yo de dicho centro educativo, los menores almorzaron ayer "pechuga, ensalada y fruta", al tiempo que han añadido que para hoy jueves el menú previsto estará compuesto por "merluza, ensalada y fruta", y que para el viernes, aunque está aún por confirmar, la previsión es que haya "acedías, ensalada y fruta". Finalmente añaden que desean que la situación "se solucione pronto y que se vuelva a la normalidad lo antes posible".

El Consistorio se reunirá con la dirección y el AMPA del centro para buscar una salida

Por su parte, y consultado por esta redacción, el director del centro, Francisco Jiménez, ha asegurado que al hecho de poder ofrecer estos menús ha contribuido que la asistencia al comedor se está viendo reducida estos días en "casi un centenar de usuarios" de los 320 habituales, cuyos padres han decidido que sus hijos no almuercen estos días en el colegio.

Jiménez ha señalado por otra parte que a partir de lunes el comedor será atendido por un servicio de cátering el tiempo que la Junta tarde en suplir las bajas de los dos cocineros que por motivos médicos no están acudiendo estos días a trabajar, lo cual estima que se prolongará por "entre dos y tres semanas".

El anuncio ha desatado la polémica además de reacciones. Así, el CSIF ha exigido la contratación de personal para mantener el servicio de comedor escolar del colegio Juan Ramón Jiménez de Cartaya, que había anunciado que más de 300 niños almorzarían "comida fría" durante esta semana y a partir del próximo lunes se serviría a través de un catering por dos bajas laborales del personal

El sindicato ha lamentado que la solución pase por "externalizar" el servicio en vez de reforzar la plantilla para mantener el servicio de cocina propia y asegura que el centro supera la ratio que establece un mínimo de un cocinero y un ayudante de cocina para cada 90 niños.

CSIF exige que se cubran las bajas a través del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para dar estabilidad al centro y garantizar que se siga manteniendo el servicio de comedor con cocina propia y entiende que "esta problemática tenía que haberse previsto para tomar las medidas necesarias que aseguraran la continuidad de la gestión interna de las comidas". En este sentido, lamenta cómo "es cada vez más habitual esta dejadez en los comedores escolares para tener la excusa perfecta que justifique la sustitución del servicio propio de comida por los de un catering externo que, evidentemente, repercute en la alimentación de los escolares".

Por otra parte, CSIF afirma que este centro cartayero supera la ratio establecida por la Junta y que sería necesario contratar a dos personas más para asegurar el buen funcionamiento del comedor. Se da la circunstancia, además, de que durante las próximas semanas con la llegada de temporeros se incrementará el número de niños que requieran el servicio de comedor escolar. Esta situación "masificará todavía más este centro, ya que cuenta con dos turnos diferentes para poder atender a todos los comensales".

Por su parte, el Ayuntamiento de Cartaya señala que, en este caso, se ha dado una "clara falta de previsión de la Junta, que debería tener previstas situaciones como ésta, máxime cuando una de las bajas se prolonga ya en el tiempo, y debería haber dado soluciones al centro para esta misma semana, soluciones que en ningún caso deberían pasar por que los menores tengan que comer bocadillos durante tres días".

Por este motivo, y "porque los padres nos han trasladado su preocupación por la situación a largo plazo, puesto que al parecer la solución propuesta por la Delegación, que es implantar un servicio de catering a partir del lunes, no convence a todos", la concejala de Educación, Isabel Orta, anunció que "vamos a mantener una reunión urgente con la dirección del centro y el AMPA, para analizar la situación y buscar entre todos una solución, sobre todo pensando en lo que queda de curso, ya que, según nos trasladan desde el centro, las bajas pueden prolongarse hasta entonces y aún queda un trimestre entero".

IU ha exigido a la Junta también la reapertura inmediata de la cocina del colegio. Charo Beltrán, portavoz en el Consistorio, lamenta la ineficaz gestión en la sustitución de las bajas del personal de cocina de éste y otros centros educativos de Cartaya, como el Concepción Arenal, cuyos escolares han sufrido recientemente un episodio similar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios