Los catorce municipios de Doñana afrontan la conservación del parque

  • El Foro Social tratará de poner límites al declive de la Reserva de la Biosfera y marcar la hoja de ruta económica para próximos lustros · Agricultores, ganaderos, alcaldes y vecinos presentan sus propuestas

El Parque Nacional de Doñana cumple su cuadragésimo aniversario y para celebrarlo la Asociación de Municipios de la Comarca ha organizado el Coloquio Ecosocial, un foro que cuenta con el respaldo de un gran número de consejerías de la Junta y de las universidades de Huelva, Sevilla, Pablo Olavide y de la Internacional de Andalucía, así como la Estación Biológica de Doñana, Ecologistas en Acción y la Fundación Doñana 21.

Si la hoja de ruta del II Plan de Desarrollo Sostenible se vertebra bajo los análisis de técnicos, científicos, académicos, biólogos y demás expertos en la materia, la Asociación pretende que el desarrollo sostenible de las 14 urbes a las que representa el ente sea fruto del consenso ciudadano.

Bajo estos ejes de trabajo hoy y mañana el Ciecema de Almonte acogerá este foro que permitirá medir el pulso de la ciudadanía, a la par que recabar propuestas, ideas e iniciativas sobre el modo de preservar el futuro de Doñana y la calidad de vida de la sociedad que la habita.

El coloquio será, además, el vehículo con el que se dé vida al denominado Pacto por Doñana, el cual estará suscrito por las entidades participantes, quienes "trazarán los principios de conservación del capital natural para el bienestar de los habitantes", todo ello bajo la batuta ciudadana y de los agentes sociales que trabajan o intervienen en el parque.

El presidente de la Asociación, José Solís, asegura que "el coloquio no se plantea como una propuesta desde las instituciones, ni busca unas conclusiones definitivas sobre la situación actual de Doñana, sino como el principio de una nueva senda marcada por la activa participación ciudadana, donde sus habitantes esbozarán cuál es su ideal de desarrollo sostenible".

En esta línea se posiciona el alcalde almonteño, Francisco Bella, quien subraya que "ha pasado la etapa de reivindicación en Doñana", mientras que ahora resta "afrontar un nuevo debate ilusionante y provechoso para el futuro de sus habitantes". Un horizonte que, tal como rezan las palabras de la alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, se puede lograr gracias a "la unión de voluntades de las tres provincias".

La Fundación Doñana 21 señala que "gran parte del bienestar de sus habitantes depende de la capacidad de sus ecosistemas y su biodiversidad de generar servicios o beneficios, por lo que es necesario promover espacios de encuentro y diálogo para que los habitantes de la Comarca de Doñana puedan debatir sobre cómo diseñar las líneas de futuro de su territorio".

De ahí que la Asociación de Municipios pretenda "liderar e impulsar un proceso participativo que culmine en la elaboración de una hoja de ruta hacia la sostenibilidad en la que Doñana es conceptuada como un sistema integrado de humanos en la naturaleza denominado socioecosistema".

Algunos expertos consultados por este periódico se congratulan de la puesta en marcha de este tipo de iniciativas ya que los ciudadanos "somos egoístas por naturaleza y anteponemos los factores económicos a los medioambientales".

De ahí que el desarrollo sostenible tienda a lograr esa simbiosis perfecta que se escenifica en una balanza que no ha de sobrepasar determinados límites, ya que irá en perjuicio de la otra parte.

Estas mismas voces relatan que no siempre es así, dado que "Doñana es un patrimonio medioambiental de primera magnitud en el mundo" y genera unas sinergias que no se perciben a primera vista, quizás porque en términos de marketing no pueden ser tangiblemente cuantificables.

Es decir, a mayor patrimonio medioambiental, mayores réditos en este concepto que posteriormente puedan ser transformados de forma líquida a través del turismo y, por ende, en beneficio para el ciudadano de a pie en forma de generación de empleo y riqueza.

El problema, continúan los críticos, es que en ocasiones las instituciones o asociaciones que han de velar por trasmitir esta realidad "no ofrecen la trasparencia que demanda el ciudadano y entienden que los beneficios sólo van a parar a unos pocos". De ahí que se quiera quebrar esta percepción con este tipo de iniciativas donde se les dará voz a los ciudadanos.

El coloquio Doñana Ecosocial pretende sentar las bases de futuras iniciativas encaminadas a garantizar la sostenibilidad de la Reserva de la Biosfera y su entorno. A través de cinco mesas de trabajo se pretende dar forma y textura a un primer borrador que pasará a nutrir de contenidos el Pacto por Doñana, el cual, posteriormente, será ratificado por los ayuntamientos de su entorno. En la cita almonteña se configurarán las mesas de trabajo que se reunirán de forma periódica hasta febrero de 2010 para consensuar los temas de su competencia. Entre ellos: Doñana territorio sostenible, Una ciencia social de la sostenibilidad, Otra Doñana es probable, Educación para la sostenibilidad y Unidos por el agua, el tema que mayor preocupación genera en los científicos.

La organización espera 600 invitados a los debates, entre los que se encuentra la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios