Gastronomía

El arte de manejarse entre fogones

  • Alumnos de un taller de cocina aprenden a realizar los platos típicos de la comarca del Andévalo

Fomentar la participación social de la juventud andevaleña y acercar a este colectivo a las costumbres culinarias de su comarca, reforzando, a su vez, el sentimiento de identificación con el propio territorio", es uno de los objetivos de un 'Taller de cocina tradicional' organizado por la Asociación de Desarrollo Rural del Andévalo Occidental (Adrao) y que se ha desarrollado durante dos semanas en Valverde del Camino. .

En las instalaciones del antiguo Restaurante El Trocadero, en la calle Toledo de Valverde, los trece alumnos participantes han conocido los platos típicos de la comarca, a la vez que han ampliado sus conocimientos culinarios para aumentar su autonomía personal.

Fernando Vázquez Gómez, joven cocinero de Villanueva de los Castillejos, ha sido el encargado de enseñar a los futuros "cocinillas" cómo sacar partido a las materias primas de esta tierra y con ello, fabricar unos platos con los que deleitar a la familia y amigos. "Las clases son totalmente prácticas", comenta. "Preparamos cada día un menú compuesto por un primer plato, segundo y postre. Primero lo hago yo explicándoles de forma sencilla el procedimiento y luego van pasando todos por la elaboración de modo que así conocen cómo se hace a la vez que les voy enseñando trucos para conseguir mejores texturas, sabores u otras cosas que nos garanticen un plato rico".

El profesor ha destacado el interés mostrado por los alumnos y el buen ambiente que se ha respirado entre todos los participantes. Y cada jornada, después de elaborar los platos tomando apuntes y sobre todo practicando, en torno a la mesa, se han sentado todos para comentar la elaboración y, lo más importante, dar cuenta de los platos elaborados.

Este taller posibilita a la juventud del Andévalo la adquisición de destrezas positivas para aumentar su nivel de autonomía, en la gran mayoría de los casos el apartado culinario siempre corresponde a las madres por delegación. Antonio Mantero, presidente de la Asociación de Hombres de Huelva y miembro del grupo de género de Adrao, ha señalado que "el curso ha sido un éxito en todos los sentidos, y sobre todo desde la propia organización de Adrao que ha sabido captar la atención de los hombres para participar en este taller que tiene, además, otras razones de ser, como aumentar nuestra autonomía y adentrarnos en un terreno que ha estado antes destinado a las mujeres en el ámbito del hogar. Pero cada vez más los hombre crecemos en este sentido y queremos ocupar ese espacio". Asimismo, Mantero ha indicado que "otra razón por la que el curso ha sido un éxito es el interés que despierta todo lo que tenga que ver con la gastronomía ya que esta tierra, el Andévalo, es muy rica y podemos encontrar en este lugar mucha materia primera para elaborar estos platos exquisitos, y sobre todo, se despierta cada vez más el interés de la gente por todo lo que tiene que ver con lo culinario".

Entre los alumnos, trece en total, los hay con experiencia en cocina y los hay que no. Pedro Bermejo, casado y con dos hijos, hacía sus pinitos en los fogones aunque ahora, se prestará a realizar otros platos. "El curso está muy bien porque los platos que hemos elaborado son sencillos, fáciles de preparar y no requieren de mucha preparación. Esto nos va a permitir hacerlos en casa sin ningún problema", ha añadido.

En el mismo sentido, Jesús Ramírez, otro de los alumnos, no tenía experiencia en la cocina por lo que el curso le ha resultado muy beneficioso. "Yo no tenía ninguna idea de cocina y con este curso salgo con algunos conocimientos que me van a permitir hacer de comer en casa y con ello aportar también mi granito de arena", ha explicado.

Y al finalizar la jornada, el trabajo de limpieza también se reparte, porque en la cocina, la limpieza es fundamental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios