Cada agricultor de El Fresno recibirá agua de riego para cinco hectáreas

  • La Junta de Andalucía pondrá en marcha 1.000 hectáreas de regadío en superficie para aliviar la explotación del acuífero 27 · Medio Ambiente pretende acabar con las balsas y los pozos ilegales

La Junta de Andalucía va a poner en marcha las primeras 1.000 hectáreas de riego en superficie para "aliviar" la situación del acuífero 27, que nutre a Doñana y la zona regable de alrededor. Así lo expuso ayer el delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Huelva, Juan Manuel López, que hizo hincapié en la necesidad de "ordenar la Corona Norte de Doñana" para evitar las balsas y los pozos ilegales por lo que la Administración regional "ya se ha reunido en los diferentes pueblos con los regantes para controlar la extracción".

El titular provincial de Medio Ambiente explicó que la Comunidad de Regantes de El Fresno, en la que están incluidos los pueblos de Rociana del Condado, Lucena, Bonares y Moguer, "se va a encargar de repartir estas 1.000 hectáreas para que se deje de extraer agua subterránea".

Asimismo, López matizó que esta nueva zona de riego es posible gracias "al trasvase de cinco hectómetros realizados por del Gobierno central", a lo que añadió que el millar de hectáreas serán repartidas "de forma muy social" para los agricultores.

En este sentido, indicó que se distribuirán unas "cinco hectáreas por agricultor" con el objetivo de que "demostrar y poner de relieve que el trabajo desde la Administración y desde el sector se realiza de forma racional y responsable", indicando además que "sólo así se podrá conseguir que siga existiendo el medio de vida que conllevan los cultivos de la fresa y la frambuesa, aliviar el acuífero y que Doñana tenga el grado de humedad necesario".

Ante esto, Juan Manuel López insistió en que desde Medio Ambiente "se hace todo lo posible para sostener la agricultura, conseguir el respeto a la conservación, así como no esquilmar el acuífero 27", entre otros objetivos.

Los cultivos que principalmente se beneficiarán de esta agua de riego serán la fresa y la frambuesa que tienen un importante peso económico y social en la comarca del Condado. Se estima que cada hectárea consume entorno a los 5.000 metros cúbicos por campaña y año. Cifras ligeramente inferior a los 7.000 de cítricos como la naranja o superior a los 1.000 de otras hortalizas como la lechuga. En base a ello los cinco hectómetros cúbicos darán servicio a la demanda que puedan generan las 1.000 hectáreas.

El agua proveniente de la trasferencia alcanzará la balsa ubicada en Lucena del Puerto que, según la delegación, se encuentra a expensas de las últimas obras y acondicionamiento.

Los agricultores se han congratulado de este anuncio y confían que contribuya a garantizar la rentabilidad de los cultivos, dado los beneficios sociales y económicos que la agricultura supone para la comarca.

La sequía está acelerando sin pausa la bajada del acuífero 27. Aunque las poblaciones solamente consumen unos 4,5 hectómetros cúbicos, la agricultura supera con creces los 50, lo que está produciendo una sobreexplotación de las aguas subterráneas. Pero el miedo a la falta de recursos hídricos suficientes para los campos está impulsando en la zona el acopio y aprovisionamiento de agua, entre los agricultores. Mientras, lo grupos conservacionistas denuncian una y otra la aparición de pozo ilegales en el espacio natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios