Los acusados, obligados a costear la regeneración de suelos

Con la superficie modificada y el daño causado como referencias, las sentencias llevan incluido el pago de los costes para regenerar los suelos. Aunque resulta difícil establecer la superficie total que se ha cambiado de forestal a agrícola en las puertas del espacio natural de Doñana, por los procedimientos que pueden estar en curso, están los datos caso a caso.

En una de las causas, un agricultor que invadió con sus cultivos montes públicos de Moguer, eliminó la vegetación compuesta por pinos y matorral y realizó movimientos de tierras, taludes y desmontes con maquinaria pesada, y llegó a construir una balsa de riego que ocupaba unos 2.000 metros cuadrados. Esta balsa también está prohibida y resulta incompatible con el Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana y con la legislación forestal tanto estatal como andaluza. El informe pericial obrante en esta causa establecía un coste para la regeneración del suelo de más de 23.000 euros y además la obligación de desmantelar, a su costa, la balsa de riego construida. En otro caso, también en Moguer, otro agricultor eliminó toda la cubierta forestal y realizó movimientos de tierras y desmontes con maquinaria pesada afectando el cauce temporal del arroyo de la Cañada, destrozando toda la vegetación de ribera y transformando una superficie de 6,74 hectáreas. Los gastos de regeneración del terreno, partiendo igualmente del informe pericial, se estimaron inicialmente en la suma de 32.352 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios