Doble crimen de Almonte

Las acusaciones tildan de "auténtica chapuza" el veredicto del jurado

  • Entienden que la motivación del tribunal popular es “insuficiente” y ven factible que prospere el recurso y que el TSJA ordene repetir el juicio.

El jurado del crimen de Almonte no fue unánime para exculpar a Medina El jurado del crimen de Almonte no fue unánime para exculpar a Medina

El jurado del crimen de Almonte no fue unánime para exculpar a Medina

Los elementos de convicción esgrimidos por el tribunal del jurado para declarar no culpable al único acusado por el doble crimen de Almonte, Francisco Javier Medina, son "una auténtica chapuza". Así lo entienden las acusaciones particulares, ejercidas por los letrados Gustavo Arduán e Inmaculada Torres, y las familias de las víctimas. Y de este modo tan contundente lo ha expresado esta mañana a través de la lectura de un amplio comunicado el hermano y tío de Miguel Ángel y María, Aníbal Domínguez, quien además ha evidenciado el “sentimiento de desasosiego, desprotección y miedo” que padecen los familiares de los asesinados, porque como consecuencia del veredicto “sólo existe una certeza: el asesino está en la calle, conoce a las víctimas y a sus familiares, es un cobarde que planifica fríamente, que entra en las casas por la noche y que ataca sin piedad por la espalda; no tiene escrúpulos, fue capaz de asestar más de 100 puñaladas a una criatura de 8 años”.

La letrada de Marianela Olmedo, madre y mujer de las víctimas, Inmaculada Torres, ha indicado que la conclusión a la que ha llegado el tribunal popular que ha juzgado el caso es “absurda, sin la más mínima coherencia” y que han fundamentado sus razonamientos “en dos testificales de la defensa”, concretamente en la de la exnovia de Medina, Raquel Granado, y una compañera de trabajo, Maite Espina. Lamenta la jurista que no se haya dado credibilidad al testimonio de su representada, “quien sólo sufre depresión pero se expresa con claridad y coherencia”, y que no se hayan tenido en cuenta pruebas de cargo tan contundentes como la del ADN o a testigos claves como los caballistas que vieron a Medina fuera de su lugar de trabajo en horario laboral. Por ello considera que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) “tendrá que declarar la nulidad del juicio” una vez que la presidenta del tribunal, la magistrada Carmen Orland, dicte la sentencia absolutoria y se hagan efectivos los recursos de apelación.

En la misma línea, el abogado de la familia Domíngez Espinosa, Gustavo Ardúan, ha expresado que las motivaciones del veredicto son “absolutamente insuficientes” y no responden a las “complejas cuestiones planteadas” en el acto del juicio. Ve, por tanto, factible que prosperen los recursos antes el TSJA y afirma que “no nos cabe duda” de que la Fiscalía les apoyará en la iniciativa. Según sus cálculos, el alto tribunal andaluz podría resolver el asunto en un plazo, estima, de tres meses.

Aníbal Domínguez, por su parte, ha criticado que año y medio de investigación policial y un mes de juicio se hayan despachado en apenas dos folios y medio, “un puñado de letras repleto de contradicciones, de ambigüedades, de imprecisiones que ni siquiera mencionan testimonios e informes imparciales absolutamente fundamentales para entender cómo sucedieron los acontecimientos” de aquella trágica noche de abril de 2013. Es más, se siente apesadumbrado porque la existencia masiva de ADN de Medina en tres toallas de dos baños distintos de la escena del crimen se pase por alto por parte del jurado sin ofrecer “ninguna explicación: hay tuits con 140 caracteres que encierran más argumentos que el acta del veredicto”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios