almonteeva toro. hermana mayor de la hermandad matriz

"La Virgen te lo pone por delante, te abre camino"

  • Caracterizada por su fe en la Blanca Paloma, esta almonteña verá cumplir este año uno de los principales deseos de su vida

  • Un gran grupo de amigos la acompañará en su cometido

La hermana mayor de 2018, fotografiada en el centro de Almonte. La hermana mayor de 2018, fotografiada en el centro de Almonte.

La hermana mayor de 2018, fotografiada en el centro de Almonte. / amelia uceda

Una fe inmensa en la Virgen del Rocío y un amor desmesurado por su familia definen a Eva Toro, la hermana mayor de este año de la Hermandad Matriz de Almonte. Mujer emprendedora, jovial y de carácter extrovertido, cuando Eva pasea por las calles de su pueblo sus paisanos la saludan y felicitan a partes iguales. Y es que transmite cercanía, alegría y entusiasmo por donde quiera que va. En el ambiente se percibe que ya ha empezado la cuenta atrás, y no hay ni un solo viandante que no se pare con ella y le hable del Rocío.

Aficionada al mundo del caballo es una experta amazona y su vida diaria transcurre entre El Rocío, donde regenta la inmobiliaria que lleva su nombre, y Almonte, donde vive con su marido y su hija. La hermana mayor de 2018 cuenta que en su vida había dos inquietudes importantes. Una era ser hermana mayor de la Hermandad Matriz de Almonte y la otra ser madre de una niña para que llevara el nombre de su abuela, María, con la que se había criado. Eva relata que la Virgen le concedió hace ya doce años uno de esos deseos y que tras el nacimiento de su hija tenía claro que se iba a presentar a hermana mayor. La fe de Eva en la Virgen hizo, según ella, que se dieran todas las circunstancias para finalmente ocupar el puesto. "Es una cosa que siempre tienes en la mente, pero que lo veía como algo inalcanzable" comenta, que añade que llega un momento en que "la Virgen te lo pone por delante, te abre camino y ya no miras hacia atrás ni para coger impulso". Y es que son muchos factores los que tienen que coincidir, ya que tal y como explica esta almonteña, para ocupar un cargo así es importante que la familia esté bien de salud, que no haya ninguna circunstancia que impida que pueda dedicarse al cien por cien a su cometido. Para Eva también es crucial que si ella es hermana mayor sus padres estén presentes, viviéndolo a su lado. Por eso aunque su deseo era evidente desde "que tenía uso de razón", como ella misma apunta, si faltaba algún miembro importante de su familia, no tenía sentido presentarse al puesto, ya que "mis padres están disfrutando más que yo", explica haciendo alusión a los preparativos y a todo lo que está por venir en el Rocío de este año. Su familia es la que le ha transmitido ese amor por la Virgen y esa fe tan poderosa que mueve montañas. Precisamente esa fe fue la que el año pasado, casi de un día para otro, la llevó a presentarse a candidata a hermana mayor. Después de pasar unos días aciagos debido a problemas de salud de un ser querido, y tras recibir la noticia de que no se trataba de nada grave, se fue "del hospital directamente a la hermandad", tal y como comenta, y presentó su candidatura. En esas fechas faltaban menos de dos meses para que se celebraran las elecciones de la hermandad y Eva sabía que no sería fácil, puesto que ya había otro candidato. Pero la almonteña dio el paso y empezó a darse a conocer. Ha sido al año siguiente cuando esa sacudida que la llevó directamente a presentar su candidatura se ha hecho realidad.

Presentó su candidatura a dos meses tan sólo de las elecciones

Han sido meses de campaña en los que Eva ha hecho llegar "al corazón de la gente" de su pueblo las ganas, la ilusión y la fe de ocupar el cargo de hermana mayor. Para ello la rociera ha explicado que la campaña se hace "pidiendo el voto día tras día desde la humildad", valor muy importante para ella, y siendo consciente de que si no es un año será al otro o al siguiente.

Por otra parte, el cargo de hermana mayor pone de relieve la unión entre los amigos. Un gran grupo acompaña a Eva en su andadura de este año, encargándose de repartirse el trabajo que supone ostentar dicho puesto. Eva se emociona al hablar de sus amistades, de gente cercana unida por ese amor a la Blanca Paloma, como su mano derecha, Eva Núñez, que no se separa de ella en este caminar, o Rocío Medina, que pone a disposición su churrería para que la protagonista hable con Huelva Información. Todos ellos comparten un entusiasmo y una ilusión que les sale a raudales, que pone en valor la fraternidad y hermandad entre las personas.

Esta mujer de carácter abierto y sincero confía en que el martes de vuelta, cuando la Hermandad Matriz entre de nuevo en Almonte, su pueblo y la hermandad le den la enhorabuena porque significará "que todo el mundo está satisfecho". Al resto de hermandades les desea un buen camino y por supuesto las invita a la casa de la hermandad, donde todos los rocieros "serán recibidos con las puertas abiertas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios