Temor e inquietud en La Dehesa por los asaltos imparables a chalés

  • La asociación de vecinos cita a los residentes de la urbanización el próximo 27 de diciembre a una asamblea para analizar qué medidas se van a poner en marcha ante la oleada de robos

Romper el silencio que desde la oficialidad se mantiene respecto a la oleada de asaltos a chalés en la zona residencial de La Dehesa (van diez aproximadamente en poco más de un mes) y provocar que se reaccione "de una vez por todas" para garantizar la seguridad. Es el objetivo que los vecinos de la urbanización se han marcado y no van a esperar a que se produzcan nuevos robos (aunque la banda que opera desde el pasado noviembre vuelva a hacer otra aparición sorpresa).

El movimiento vecinal ha puesto ya fecha a la que pretende que sea una asamblea general de La Dehesa, con la máxima asistencia de vecinos posible, y el boca a boca (que se complementará con toda seguridad con un buzoneo en todas y cada una de las calles) ha comenzado ya a funcionar: la reunión en la que se pretenden tomar medidas frente a la oleada que tiene en vilo a la urbanización se ha fijado para el próximo 27 de diciembre.

Los vecinos no entienden el hermetismo que se ha mantenido (y se mantiene) mientras la banda ha estado actuando (y lo ha seguido haciendo hasta hace escasos días) e incluso llegan a agradecer (siempre entre comillas) que uno de estos robos se haya producido en la casa de la portavoz del grupo del PSOE en el Ayuntamiento de Huelva, Manuela Parralo, ya que, de no haber sido así, la situación que se está viviendo en La Dehesa -dicen- no se hubiera conocido y, esto, teniendo en cuenta que el de Parralo fue el sexto o séptimo ataque que se registraba en la zona en el corto espacio de unas dos semanas.

Las calles de La Dehesa parecen ahora las de una ciudad fantasma no sólo porque la vida en la urbanización se hace en el interior de cada una de las casas más que fuera de ellas, sino porque ahora, además, sus ocupantes prefieren no dejar sus domicilios solos, por puro miedo a convertirse en un nuevo objetivo de la banda. "En el puente de la Constitución he estado de viaje y en todos estos días mis hijos no han salido de casa, no se atreven..." confiesa una vecina.

El testimonio de los residentes de La Dehesa, al margen del malestar porque las medidas de seguridad puestas en marcha desde mediados del pasado noviembre han demostrado ser "insuficientes", deja claro que existe temor y mucha inquietud.

"Estamos todos preocupados, con la mosca detrás de la oreja y pensando si en cualquier momento que tengamos que salir, cuando volvamos a casa nos vamos a encontrar que hemos sido los siguientes", añade otro residente.

Aunque en la práctica totalidad de las casas hay dos puntos en común, la conexión con una central de seguridad y la existencia de perros, ninguna de las dos medidas ha conseguido ahuyentar a los atracadores. La banda de la Dehesa (hay vecinos que dicen haber escuchado a algunas víctimas que tienen acento suramericano) actúa con los rostros cubiertos, utiliza guantes, parece llevar detector de metales para localizar las cajas fuertes y objetos de valor y está lo suficientemente preparada para desactivar los dispositivos de alarma de las viviendas, además de anular las conexiones telefónicas.

"¿Para qué nos sirve tener una buena alarma o perros que nos puedan dar aviso de la entrada de algún intruso? Ya se ha visto que con esta gente, no nos vale para nada. Estamos vendidos...", se queja otra vecina de una de las calles en la que los atracadores han hecho más de una aparición. La seguridad privada comienza a tomar peso entre parte de los residentes. Y no es ninguna novedad ya que hace años, cuando comenzó a urbanizarse la zona, la urbanización tuvo contratada seguridad privada.

Incluso se ha llegado a escuchar (está en el aire si es o no una leyenda) que los investigadores han estado tras la pista de una mujer a la que supuestamente habían visto dando comida a perros en algunas viviendas.

Con los ojos abiertos de par en par y el miedo a dejar las casas vacías, los vecinos se están organizando. Antes de la asamblea, el movimiento vecinal tendrá una reunión para elaborar un escrito que remitirán a la Comandancia de la Guardia Civil y un segundo documento que dirigirán al Ayuntamiento. "Para nada los robos son casos aislados y sólo queremos estar protegidos", afirman.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios