El Servicio de Control de Mosquitos trata 4.600 hectáreas de marismas

  • El técnico José Carlos Gálvez asegura que la clave está en matar las larvas cuando el insecto vive en el agua pero también aplicar tratamiento adulticidas

Comentarios 6

El Servicio de Control de Mosquitos (SCM), dependiente de la Diputación de Huelva, ha iniciado esta semana la campaña de tratamiento antilárvico en las superficies de marisma de la provincia, que ocupan alrededor de 16.000 hectáreas, de las que 4.800 son susceptibles de albergar poblaciones de mosquitos.

El diputado de Medio Ambiente, José Villa, destacó en una nota "la trayectoria y la labor fundamental que viene realizando el servicio durante 25 años, que, aunque es bastante desconocida porque no se hace de cara al ciudadano, es esencial por sus consecuencias para la calidad de vida y el turismo".

En este sentido, Villa aseguró que la Diputación se siente "muy orgullosa" del Servicio de Control de Mosquitos, "que fue pionero en Andalucía y que desde su creación se ha ido mejorando y adquiriendo un prestigio importante".

Según indicó el diputado, "si no existiera este servicio en la provincia, donde el agua y la marisma forman parte esencial del paisaje y son el medio natural adecuado para la proliferación de mosquitos, hubiera sido imposible el desarrollo turístico de la provincia, ya que los turistas no podrían resistir la molesta presencia de este insecto y no hubieran elegido nuestra costa para pasar sus vacaciones".

Por su parte, el jefe del servicio, José Carlos Gálvez, explicó que el tratamiento consiste en tratar puntualmente todas y cada de las mareas de alto coeficiente que durante el año van a inundar los focos de cría de mosquitos, y señaló que las técnicas utilizadas se basan "en matar las larvas de los mosquitos, cuando el mosquito vive en el agua, en estado larvario y también en tratamientos adulticidas, para corregir posibles fugas de mosquitos adultos a zonas ajardinadas, donde el mosquito se refugia durante el día, para minimizar los efectos de las picaduras". La campaña que se inicia en marzo se suele alargar hasta los meses de octubre y noviembre, "dependiendo de cómo vaya la climatología, hasta que llegue el frío y se corta el tratamiento cuando no sea necesario", si bien, según aseguró Gálvez, "la lucha contra el mosquito se desarrolla todos los días del año".

El Servicio de Control de Mosquitos ejerce sus servicios desde hace 25 años. La necesidad de eliminar las plagas de mosquitos, como factor indeseable para la población en general y para el sector turístico en particular, fundamentó la constitución de este departamento.

El SCM cuenta con una plantilla que supera el medio centenar de trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios