riotinto

El Seprona investiga el expolio del yacimiento Corta del Lago, catalogado BIC

  • Atalaya es la propietaria del terreno, ubicado en la superficie ocupada por la mina que explota

  • Se contabilizan más de 50 afecciones por el empleo de un detector de metales

El yacimiento es relevante para tener un mejor conocimiento de la antigua ciudad romana de Urium. El yacimiento es relevante para tener un mejor conocimiento de la antigua ciudad romana de Urium.

El yacimiento es relevante para tener un mejor conocimiento de la antigua ciudad romana de Urium. / a.m.

El Seprona investiga sobre el terreno el expolio producido en el yacimiento arqueológico de Corta del Lago en Riotinto, catalogado Bien de Interés Cultural (BIC), y donde se han detectado más de cincuenta afecciones por el uso de un detector de metales.

La Corta del Lago, situado en el conocido como Llano de los Tesoros -en una zona de complicado acceso- es uno de los asentamientos de mayor relevancia de la zona. No en vano, su importancia como yacimiento radica en que es el único de la Faja Pirítica donde se dispone de secuencia estratigráfica desde el Bronce final inicial hasta el siglo IV d.C., que podría llegar al siglo V d.C.

Atalaya Mining es la propietaria del terreno, situado en la superficie de la mina en explotación. Su servicio de patrimonio comenzó en marzo del pasado año excavaciones arqueológicas en este yacimiento romano que, en principio, se prolongarán hasta septiembre de 2018. La excavación tiene una extensión de 3.391 metros cuadrados y en ella trabajan doce peones y tres arqueólogos, además del director de la intervención, para alcanzar una profundidad entre 3 y 8 metros. Precisamente el pasado mes de junio se produjo el hallazgo de medio centenar de monedas de plata y oro que podrían datarse de finales del siglo I d.C. y de principios del II d.C.

Atalaya Mining puso en conocimiento de la Guardia Civil y de la Delegación de Cultura, Turismo y Deporte los hechos. Así, la Junta ha abierto un expediente informativo para investigar el suceso, según confirmó ayer.

En el informe preliminar realizado por el arqueólogo de la empresa que dirige los trabajos, Luis Iglesias, ratificado por los arqueólogos de la delegación territorial, se describe que "en la mañana del pasado lunes al subir a trabajar al yacimiento, pudieron observar que había remociones de tierra que no habían sido realizadas por el equipo". Ante esta situación, procedieron a inspeccionar el yacimiento contabilizaron "hasta 54 afecciones realizadas mediante el empleo de un detector de metales".

Según reza en este informe, los movimientos de tierra en el terreno afectan a toda la superficie del yacimiento, tanto en la zona occidental como en la oriental, aunque con mayor incidencia en la parte oeste. Además de haberse removido ligeramente la estratigrafía de la zona occidental, en la misma "aparecen varios agujeros".

Aunque no puede determinarse si han conseguido llevarse algún hallazgo, por la naturaleza del yacimiento todo apunta a que es muy probable que hayan encontrado monedas u otros objetos metálicos de valor, aún no hallados en los trabajos que se están realizando condenaron este acto vandálico, que "constituye un delito contra el patrimonio", y mostraron su confianza en que la investigación abierta por la Guardia Civil dé sus frutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios