lepe

Sanitarios del centro de salud exigen más seguridad frente a las agresiones

  • Los trabajadores se concentran durante cuatro horas a las puertas de las instalaciones

Concentración de sanitarios ayer en el centro de salud de Lepe. Concentración de sanitarios ayer en el centro de salud de Lepe.

Concentración de sanitarios ayer en el centro de salud de Lepe. / j. landero

Con mensajes como Stop agresiones, La agresión no es solución, El respeto es tarea de todos o No más agresiones, tolerancia cero, los más de sesenta profesionales del centro de salud de Lepe, unidad perteneciente al distrito sanitario Huelva-Costa y en la que están incluidos los consultorios periféricos de La Antilla, Villablanca y San Silvestre de Guzmán, se concentraron ayer jueves por espacio de un cuarto de hora a las puertas de dichas instalaciones para mostrar su rechazo a las agresiones que habitualmente vienen sufriendo por parte de usuarios, cuyos dos últimos casos se produjeron los pasados días 27 y 28 de marzo sobre una misma celadora, la cual se encuentra de baja desde el 1 de abril, precisando asistencia psicológica.

Y es que según precisó Miriam Rodríguez, presidenta de la Junta de Personal Atención Primaria, se trata de una cuestión "que viene repitiéndose continuamente en los centros sanitarios" donde, según prosiguió, "estamos un poco desprotegidos", cuando "somos los encargados de defender y custodiar la seguridad y el cuidado del paciente". No obstante, añadió, "cuando los usuarios se enfadan con el sistema lo revocan contra nosotros, que muchas veces no tenemos la culpa de nada".

Los ataques físicos y verbales al personal sanitario se suceden desde hace años

En el caso concreto de Lepe, Rodríguez subrayó que se trata de un centro de salud "candente" en materia de agresiones a sanitarios, motivo por el cual se contrató un servicio de seguridad durante las 24 horas, pero "desde hace unos días éstas se han reducido a 12", y precisamente la última agresión se produjo pasadas las diez de la noche, después de que el guarda de seguridad abandonara el centro". Igualmente admitió que en el caso del centro de salud de esta localidad costera muchas de las agresiones vienen "de una familia reincidente, que ha propiciado que parte de nuestro personal esté de baja, e incluso que algunos hayan sido trasladados de centro por las continuas agresiones e intimidaciones a las que son sometidos", motivo por el cual "pedimos seguridad y vigilancia durante las 24 horas".

Por su parte la directora del centro de salud lepero, María José Orta Santana, detalló que sólo durante el primer trimestre de este año ya se han producido cinco agresiones con parte, una de ellas física y el resto verbales con intimidación. Igualmente señaló que en 2016 las agresiones físicas fueron cinco (tres de ellas por la misma persona de la pasada semana), y en 2017 una, a las que habría que sumar las verbales.

A pesar de estos datos, Orta Santana también quiso dejar claro que la población de Lepe "en general no es agresiva", ya que "los focos de agresión están identificados y vienen de un sector concreto, tratándose de una familia reincidente".

Finalmente, la máxima responsable del centro quiso dejar clara su condena a las agresiones contra profesionales "que están ejerciendo su labor y ningún motivo justifica una agresión", así como indicó que desde el centro de salud de Lepe se han articulado algunas medidas como concienciación y educación a la población, o coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, "las cuales viene funcionando muy bien y vamos a seguir potenciando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios