el rompido

Roban un portátil con un trabajo de fin de carrera en una vivienda

  • Los ladrones se llevan también 2.000 euros, un televisor, un móvil y electrodomésticos

María José Coelho da Cruz y su hijo Pedro Miguel. María José Coelho da Cruz y su hijo Pedro Miguel.

María José Coelho da Cruz y su hijo Pedro Miguel. / jordi landero

María José Coelho da Cruz (67 años) ha denunciado ante la Guardia Civil el robo del que fue objeto en su domicilio de El Rompido mientras dormía en su interior con su pareja, de 77 años de edad y un hijo de 25 años, Pedro da Cruz Miguel Fernández, al que le sustrajeron un ordenador portátil y varios sistemas de almacenamiento "con todo el trabajo de fin de carrera guardado en la memoria", además de "otros documentos de la Universidad".

Pedro Miguel es estudiante de último curso del grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Huelva, por lo que ha lamentado que si no aparece su ordenador, o los sistemas de almacenamiento que le han sustraído, "tendré que matricularme de nuevo este curso, empezar todo el trabajo de cero, y habré tirado un año a la basura".

La sustracción se produjo mientras los moradores de la casa dormían

Por su parte María José Coelho da Cruz, empresaria y propietaria de dos autoescuelas en la zona, una en Lepe y otra en Cartaya, ha relatado con lágrimas en los ojos que en el mismo robo también les sustrajeron un bolso con 2.150 euros en metálico que tenía reservados para pagar los alquileres de los dos locales donde tiene sus autoescuelas, así como a uno de sus empleados. "Me han dejado sin nada -asegura- ni para tomar un café. Porque al robarme el bolso se llevaron todas mis tarjetas y cartillas bancarias, y las llaves de las autoescuelas, a cuyas puertas he tenido que cambiar las cerraduras".

Esta vecina de El Rompido ha afirmado que además de los 2.150 euros en metálico y el ordenador portátil de su hijo, también se llevaron un televisor, otro bolso de su hijo, unas gafas de sol graduadas valoradas en unos 1.000 euros, el teléfono móvil de su pareja y todos los pequeños electrodomésticos de la cocina.

Los asaltantes entraron en la vivienda de esta vecina de El Rompido, un adosado de dos plantas ubicado en la urbanización Punta Coral de dicho enclave del término municipal de Cartaya, entre las once de la noche del domingo pasado, cuando todos se acostaron en las habitaciones de la planta alta de la casa, y las 7.30 horas de la mañana del lunes.

Para ello, ha relatado, "forzaron la puerta trasera de la vivienda", la cual da acceso a un patio interior y a la zona comunitaria de la urbanización, donde se encuentran la piscina y otros servicios comunes". Asegura igualmente que "no nos hemos enterado de nada hasta que hemos bajado por la mañana a la planta baja del adosado", por lo que "los ladrones han tenido que actuar con mucho sigilo y sin subir a las habitaciones, de las que no hemos echado nada en falta".

Coelho da Cruz ha señalado por otra parte que sobre las 8.30 horas de la mañana puso el tema en conocimiento de la Guardia Civil, ante la que ha interpuesto la correspondiente denuncia, personándose en su domicilio en un primer momento varios agentes que realizaron una inspección ocular, y posteriormente efectivos de la Policía Científica para tomar las huellas que hayan podido dejar los asaltantes.

Finalmente ha subrayado que "aunque ha sido un palo muy grande, lo peor es lo del trabajo de fin de carrera de mi hijo, ya que tendrá que empezar todo de nuevo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios