Recurren a Múgica para poder inscribir en el Registro a su padre

  • Cecilio J. Barragán, fusilado durante la Guerra Civil, aún permanece como desaparecido

Marcelino Barragán, natural de Cumbres Mayores aunque residente en Madrid, ha acudido al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, después de llevar tres años intentando inscribir en el Registro Civil a su padre, Cecilio J. Barragán, fusilado en la localidad serrana en septiembre de 1936 durante la Guerra Civil y que aún permanece como "desaparecido oficialmente, a pesar de que todo el pueblo sabe que sus restos están en la fosa común de esta localidad".

Según expresó la Confederación General de Trabajadores (CGT) en una nota, Marcelino ha manifestado de forma reiterada que "le están mareando", ya que en dos ocasiones "se ha tenido que desplazar desde Madrid a su pueblo o hasta los juzgados de Aracena sin lograr nada, pese a que su caso es conocido por toda la clase política andaluza y por el Gobierno andaluz, que recientemente fue expuesto por el PSOE en la Comisión de Justicia del Parlamento andaluz, pero sin lograr una respuesta". Con estos argumentos, justificó la queja ante el Defensor del Pueblo, ya que la de Cecilio J. Barragán es "una situación de 'desaparecidos legales', muy generalizada en España, pero que la Ley de Memoria Histórica recientemente aprobada no menciona para nada" y añadió que la Audiencia Nacional "también tiene pendiente de tratar este asunto tras las múltiples denuncias presentadas el pasado día 18 de julio de 2006".

La CGT recordó que, en muchos casos, "los familiares de los asesinados no entraron al trapo de firmar la muerte de sus seres queridos como 'muertes naturales y/o accidentales', tal como les incitaban hacerlo los franquistas, bajo el compromiso de una pensión de viudedad o de que sus hijos no tenían que hacer el servicio militar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios