Rastrean hospitales para dar con la madre del bebé abandonado

  • La niña, a la que han puesto el nombre de Ángela, se encuentra ya en buen estado de salud ingresada en la Unidad de Neonatos del Hospital Juan Ramón Jiménez

La Policía Judicial de la Guardia Civil mantiene abiertos todos los frentes para dar con el paradero de los padres del bebé que fue abandonado el pasado sábado en un remolque lleno de escombros que se encontraba estacionado en la calle Góndola de Mazagón.

Mientras la pequeña, a la que han puesto el nombre de Ángela, permanece ingresada en la Unidad de Neonatos del Hospital Juan Ramón Jiménez y presenta ya un buen estado de salud, la Policía Judicial busca pistas de sus progenitores. Ayer mismo, el remolque en el que la niña fue encontrada empapada en sangre (tenía el cordón umbilical cortado pero sin atar) con la única protección de una manta, fue retirado por los investigadores para analizar restos y manchas de sangre que puedan orientar sobre sus padres. En paralelo a estas pruebas, la Guardia Civil rastrea centros de salud y hospitales a los que pudiera haber acudido la madre en el caso de que necesite algún tipo de asistencia médica después del parto.

A la hora de cierre de este diario, la Subdelegación del Gobierno afirmaba que no se había dado con los padres del bebé, mientras que la investigación, que ha recaído en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Moguer, continuará en la misma dirección.

La niña no presenta ninguna característica física (color o rasgos físicos) que pueda orientar sobre sus padres, en el caso de que se trataran de ciudadanos extranjeros, características que, en cualquier caso, no pueden percibirse con claridad al contar Ángela con tan sólo dos días de vida.

"Nunca se me hubiera pasado por el pensamiento que pudiera ocurrirme algo así. Soy madre... una mujer tiene que estar muy desesperada para dejar así a un hijo recién nacido". Antonia Gómez Galea es la propietaria del remolque en el que fue encontrada la pequeña cuando pasaban las 22.30 horas del pasado sábado.

El llanto del bebé se escuchaba desde la casa de Antonia, que se acercó a la puerta de su domicilio para cerrar la cancela. "Pensé que era un bebé en casa de una vecina". Sin embargo, más tarde otra vecina de la calle Góndola llamó a su puerta para comunicarle que había un bebé envuelto en una manta en su remolque y dieron aviso de inmediato a la Guardia Civil, que la trasladó primero al centro de salud de Mazagón para darle una primera asistencia y, de aquí, fue derivada al Hospital Juan Ramón Jiménez, donde permanece ingresada. La calle Góndola es una zona tranquila en esta época del año y los residentes no vieron nadie ajeno a las viviendas ese día.

La localización por parte de los vecinos y la actuación de la Guardia Civil han hecho posible que el bebé haya logrado salvar la vida. "Cuando la vimos tenía las piernas y brazos morados -relata Antonia- , y presentaba hipotermia (su temperatura era de 32 grados cuando llegó al centro de salud). No hubiera aguantado una hora más con vida", afirmación que comparte también la Guardia Civil.

Por su parte, la Delegación de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha asumido provisionalmente la tutela de Ángela, tras iniciar un expediente de protección y declarar su desamparo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios