"Queremos tener una convivencia amigable y sostenible con Palos"

  • El director de la refinería La Rábida basa su gestión en la "seguridad, la calidad y el medio ambiente" · Conferencia de Álvaro García en las 'Jornadas Huelva Información en Palos'

Comentarios 3

El salón de actos de la Casa Museo Martín Alonso Pinzón, en Palos de la Frontera, acogió ayer una charla-coloquio sobre los 44 años de existencia de la refinería La Rábida a cargo del director de las instalaciones, Alvaro García García.

El acto, convocado en el marco de las 'Jornadas de Huelva Información en Palos' y que congregó a buen número de palermos -entre ellos su alcalde, Carmelo Romero- constituyó una completa exposición de la evolución de la refinería de la compañía Cepsa desde su inauguración hasta nuestros días, dejando siempre claras sus prioridades en la gestión: "Seguridad, cuidado del medio ambiente y calidad".

Alvaro García, asturiano e ingeniero de Minas, entró en Cepsa en el año 1973, en la refinería de Tenerife. Tras pasar por la de Algeciras (Cádiz), llegó hace un año a la de Huelva para sentirse un "onubense por elección", como manifestó su introductor en la conferencia, Javier Chaparro, director de Huelva Información.

El responsable de Cepsa-La Rábida indicó en el arranque de su disertación que bajo su punto de vista han sido "44 años de convivencia" entre Palos y la refinería, tras lo que hizo un repaso a la situación de la industria minera en los años 50 y 60, siendo la refinería la primera industria que se asentó en el Polo industrial. En aquel entonces se creó un residencial de 54 viviendas en el entorno de La Rábida y otras 100 en Palos para los empleados, "con lo que el crecimiento de la planta y del municipio de Palos ha sido parelelo, con aportación de muchos de sus habitantes en la construcción y mantenimiento de la refinería".

Alvaro García, en su repaso por la actual refinería ofreció algunos datos destacables: la inversión original fue de de 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros en la actualidad), cerrándose la compra de sus 240 hectáreas en el Hotel Inglaterra, de Sevilla; fue abierta el 4 de abril de 1967 y tres semanas después fue inaugurada por el entonces jefe del Estado; en 1970 se duplicó la capacidad de producción de combustible a 4 millones de toneladas; en 1974 se inauguró la planta de lubricante por los Reyes de España; la capacidad actual es de 5 millones de toneladas y se está trabajando para duplicarla a comienzos del año entrante.

El responsable de la refinería resaltó que el establecimiento de ésta colaboró a que se creasen infraestructuras, especialmente el puente sobre el Tinto, y que se instalasen otras industrias anexas, el propio Politécnico, "con lo que se varió el modelo productivo, pasando de la agricultura a la industria.

Pero el tema social siempre estuvo presente en las palabras de García: "Procuramos ser los mejores vecinos posibles y corresponder con una apuesta social a lo que recibimos de nuestro Consistorio. Queremos tener una convivencia amigable y sostenible con el municipio".

En este sentido se refirió a la recuperación de espacios culturales para el municipio, a la restauración de los cuadros del Monasterio, a sus colaboraciones deportivas con diversas especialidades, a las apuestas por la juventud y la formación.

Orgulloso de lograr en la refinería niveles de emisión un 50% inferiores a lo que la UE le demandará en 2015 y de tener una valoración 9 en sistemas de seguridad, García presumió también de la Laguna Primera de Palos "porque es un entorno encantador al lado de unas instalaciones pesadas" y donde nidifican varias especies protegidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios