almonte

El PP completa el grupo municipal con la incorporación de cinco concejales

  • El secretario local de los populares se suma a la Corporación Municipal

  • El partido ha tardado cuatro meses en recuperar la normalidad tras la desbandada de ediles en noviembre

Pleno del Ayuntamiento de Almonte del pasado mes de noviembre. Pleno del Ayuntamiento de Almonte del pasado mes de noviembre.

Pleno del Ayuntamiento de Almonte del pasado mes de noviembre. / h. información

El grupo municipal del PP de Almonte vuelve a estar al completo tras la dimisión de siete de los ocho concejales que componen la bancada popular en el Ayuntamiento almonteño, unos por desavenencias con la dirección provincial y otros por diferencias con el exportavoz municipal, José Antonio Domínguez.

Varios meses ha estado el PP con sólo un edil, José Antonio Faraco, ante la desbandada masiva que se produjo a raíz del congreso, que fue impugnado por Domínguez, en el que Faraco se hizo con las riendas de la formación política.

Cuatro nuevos miembros son ajenas a la lista que se presentó las pasadas elecciones

Al Pleno municipal almonteño del pasado mes de febrero asistieron como nuevos concejales Matías Medina y Antonio Villalón, que completaron con Faraco tres de los ochos escaños. Ambos iban en la lista que el PP presentó en las elecciones municipales de 2015. En concreto, Medina ocupaba el puesto 16 y Villalón era segundo suplente.

Faltaban cinco para completar el grupo municipal. Finalmente lo estará, tras el visto bueno que ha dado la Junta Electoral Central a los postulantes que ha presentado la dirección provincial del PP. Se trata de Manuel Ángel Fernández, Rocío Martínez, María Isabel Rufo, Isabel Alfonsa Roldán y Ana María Díaz.

Fernández es el actual secretario general del PP de Almonte, mientras que las cuatro nuevas ediles son personas ajenas a la lista para los comicios de hace tres años, como así había anunciado la formación el pasado mes de febrero cuando presentó a los dos primeros de los siete.

Cinco meses ha tardado el PP en recuperar la normalidad en el Ayuntamiento de Almonte tras el cisma con la dirección provincial que encabezó el exalcalde, y sentará las bases de lo que será la candidatura de los populares para los comicios del próximo año.

La dimisión en bloque pilló por sorpresa a la dirección provincial por inesperada y por la "alevosía" con la que se llevó a cabo durante la celebración del Pleno municipal de noviembre. Lo hicieron por discrepancias con la dirección local y provincial.

La gota que colmó el vaso fue la celebración en julio del congreso local en el que se produjo un punto de fricción entre las dos corrientes que se habían creado en la formación política.

Con la celebración del congreso se trataba de poner punto final al vacío de poder dejado tras la decisión de Manuel Ángel Barrera de presentar su dimisión irrevocable. Una gestora provincial se hizo con las riendas a nivel local hasta el cónclave ,al que no comparecieron ni Domínguez ni ninguno de los ediles que previamente firmaron su dimisión al entender que se había vulnerado el principio de "transparencia y juego limpio". Finalmente, el presidente del PP fue elegido por unanimidad. Anteriormente habían dimitido José Carlos Curto y Miguel Ángel Fernández por diferencias de criterio con la estrategia de oposición de Domínguez, mientras que Lidabeth Romero lo hizo por cuestiones personales.

Con la deserción de los siete concejales, el PP se quedaba en cuadros para cubrir las nuevas bajas. De la lista inicial, formada por 21 candidatos y 3 suplentes, habían abandonado 10. Eso sí, todo los dimisionados pusieron su acta a disposición del partido.

La dirección provincial del PP aseguró que el grupo municipal recuperaría la calma institucional para seguir defendiendo los intereses de los almonteños y que se sustituirían todas las bajas, así ha sido a base de trabajo.

La crisis interna de los populares ha allanado el camino del PSOE en su labor de gobierno en minoría por falta de oposición. Los socialistas gobiernan con diez concejales frente a los dos de Mesa de Convergencia y uno de IU.

La crisis se saldó con el abandono definitivo del partido del exalcalde popular. A finales de enero presentó su baja como afiliado, el mismo día que el PP inició un expediente para su expulsión.

Domínguez dejó el partido con duras críticas al presidente provincial del PP, Manuel Andrés González, y a la falta de democracia interna en la formación popular. Llegado este punto, el exportavoz acusó a González de vulnerar los derechos fundamentales de los afiliados, lo que representa en su opinión una falta muy grave.

Hoy hay un Pleno extraordinario en el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios