agricultura

Moguer contará con un centro de acogida para evitar los asentamientos

  • Los municipios freseros emprenden varias iniciativas de erradicación de chabolas

  • Lepe activa una bolsa de viviendas para fomentar el alquiler

  • Lucena controla el absentismo escolar

Temporeros refugiados en una chabola en un asentamiento fresero onubense. Temporeros refugiados en una chabola en un asentamiento fresero onubense.

Temporeros refugiados en una chabola en un asentamiento fresero onubense. / alberto domínguez

Representantes de los ayuntamientos con una gran actividad agrícola como son los de Moguer, Lepe, Lucena del Puerto y Almonte explicaron ayer las acciones puestas en marcha desde el ámbito local para intentar poner fin al fenómeno de los asentamientos, una valoración que se produce tras conocerse el informe de la Mesa por la Integración -formada por Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Asnuci, Cáritas Diocesana de Huelva, Codenaf, Fecons, Huelva Acoge, Federación Andalucía Acoge, Mujeres en zona de conflicto-, que señala que más de 2.500 personas viven en asentamientos en la época fuerte de la campaña.

La alcaldesa almonteña, Rocío Espinosa (PSOE), precisa que en su territorio no se da este tipo de infraviviendas, dado que en las fincas hay viviendas construidas para acoger a los temporeros que vienen para la campaña agrícola, al tiempo que subraya las acciones que desde el año 1999 han puesto en marcha en la localidad para "llevar a cabo una buena gestión del territorio".

"Almonte fue de los primeros municipios en empezar a traer mano de obra de fuera de la provincia", indica Espinosa, que defiende la importancia de las iniciativas emprendidas en todo este tiempo como el Servicio de Atención al Inmigrante, el cual funciona desde el año 2000, se financia con fondos municipales, y ofrece asesoramiento a este colectivo gracias a un trabajador social y un mediador.

Convencida de la funcionalidad de la coordinación entre las administraciones y los empresarios, la regidora almonteña indica que, a su juicio, Almonte es "ejemplo" de que "las cosas se han hecho bien" y se ofrecen "condiciones de dignidad" a las personas que realizan su trabajo en el sector.

En esta misma línea se pronunciaron desde el Consistorio de Moguer, donde la mayoría de estos asentamientos se ubican en fincas privadas. No obstante, en el año 2011 el Ayuntamiento puso en marcha, en colaboración con las asociaciones solidarias y con las que trabajan directamente apoyando a los colectivos inmigrantes, un protocolo de actuación sobre este tipo de asentamientos.

Dicho protocolo incluye desde información a los inmigrantes sobre otros posibles alojamientos, traslados a nuevas zonas de demanda de mano de obra, hasta la aportación de productos básicos de alimentación y aseo para las personas afectadas. "Esto ha permitido desmontar en torno al 80% del millar de chabolas ilegales que se habían detectado en el término moguereño". Así, "de las 1.500 personas que vivían en asentamientos en este término municipal hace unos años, se ha pasado apenas a unas 300 ".

Por su parte, el Ayuntamiento colabora directamente con Cáritas y varias asociaciones en el mantenimiento de un centro de atención para estas personas en las que se les facilitan duchas y productos de aseo, lavado de ropa y alimentos. El alcalde de Moguer, el socialista Gustavo Cuéllar, insiste en la importancia de trabajar "de manera ágil y coordinada" entre todas las administraciones y la sociedad para intentar atender estas situaciones de necesidad que padecen muchas personas.

Además de los cuantiosos gastos que supone el desmontaje y el reciclado de los materiales de estas chabolas, "desde la Subdelegación del Gobierno se insiste en la necesidad de contar con autorización judicial para cualquier intervención en estas construcciones, lo que supone un problema añadido para poder ejecutar un plan integral sobre estas precarias estructuras que suponen un peligro para sus propios ocupantes".

El alcalde evidencia "la implicación" de la Junta de Andalucía, "que gracias a una subvención concedida de unos 120.000 euros nos va a permitir poner en marcha en los próximos meses un centro de acogida para inmigrantes".

A su vez desde el Consistorio de Lucena del Puerto la concejala de Asuntos Sociales, Lola Guerrero, asegura que realizan visitas periódicas al asentamiento sobre todo para controlar la escolarización de los menores que, en "en ocasiones porque no es siempre", viven en ese espacio.

Por otro lado, la teniente de alcalde de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Lepe, Mariana Otero (PP), destacó la estrategia Lepe-Hábitat: Bolsa de Viviendas, enmarcada en la Agenda 2020 Erradicación del chabolismo en Lepe. Estrategia para la intervención.

La concejala recuerda que el principal objetivo de esta bolsa de viviendas es aprovechar las vacías y/o de segundo uso, en una estrategia de alquiler para la erradicación del chabolismo, incentivada por los beneficios fiscales ofrecidos por el Ayuntamiento de Lepe a los propietarios de la viviendas puestas a disposición de este programa. "Desde el Ayuntamiento, de la mano de las organizaciones sociales, tratamos de tomar todas las medidas que están a nuestro alcance para que este fenómenos vaya a menos", ha dicho Otero, a lo que ha añadido la relevancia de esta medida para fomentar el alquiler.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios