Medio Ambiente retrasa el derribo del muro de Caño Guerrero

  • El Ministerio ha atendido una petición de los comerciantes de la zona

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Costas, ha retrasado las obras de remodelación del paseo marítimo de Matalascañas hasta después del verano a petición de los comerciantes de la zona de Caño Guerrero, en la playa almonteña, para que "no interfiera en el correcto desarrollo de la temporada turística, que representa un importante recurso económico para el sector empresarial de la zona".

La concejala almonteña de Matalascañas, Melanie Romero, expresó su satisfacción por el acuerdo alcanzado después de mantener diversas reuniones con la Dirección Provincial de Costas y la empresa Dragados, a la que se ha adjudicado el proyecto. De esta forma, las obras, que incluyen el derribo del muro de Caño Guerrero, no comenzarán hasta el mes de septiembre u octubre.

En estos encuentros se ha conseguido además el compromiso por parte de la Administración central y la empresa Dragados de ubicar en la zona un cartel informativo en el que se especificará que las obras no darán comienzo hasta después de la temporada estival para la tranquilidad de los vecinos, visitantes y comerciantes.

Las obras de remodelación del paseo marítimo de la playa de Matalascañas cuentan con un presupuesto de 6,1 millones de euros. El proyecto contempla la remodelación del paseo, incluyendo la retirada del muro de tablestaca enterrado casi totalmente en la arena de la playa, aunque emergido sobre la misma en su coronación y que fue construido en los años 70 cuando se iniciaban los primeros trabajos de urbanización en la zona.

La regeneración del paseo conlleva, además, su retranqueo hacia el interior, que alcanzará los 20 metros en determinados puntos, quedando como playa la superficie liberada mediante el mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios