aracena Carmen Gil, 24 años en la enseñanza pública

Medalla de Oro a la Educación

  • Su innovadora práctica docente le ha valido el reconocimiento de la Junta de Andalucía · Es profesora de Literatura del IES San Blas de Aracena y una apasionada de los niños y la lectura

Comentarios 1

Carmen Gil, natural de La Línea de la Concepción en Cádiz, lleva 24 años en la enseñanza pública, recorriendo muchos colegios de nuestro país para acercar sus sorprendentes métodos de trabajo donde el fomento a la lectura para el público joven es su principal premisa. Por supuesto, todo parte desde sus clases en los diferentes centros que ha impartido docencia. En la actualidad en el IES San Blas de Aracena y para todo el mundo mediante la web www.poemitas.com recibiendo más de 2.000 visitas diarias.

Su última gran noticia ha sido la concesión por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de la Medalla de Oro al Mérito en Educación en Andalucía 2011 por su labor de animación a la lectura.

"Siempre empiezo mis clases con lectura y no me gusta interferir en lo que leen, ya que cada uno debe leer lo que le gusta", asegura y añade que en muchos casos dentro de las tareas de clase "he puesto textos de alguno de mis libros para ver la reacción de los niños y aprender" sin que ellos supieran la autoría.

Como anécdota cuenta que hace un tiempo llevó a la biblioteca su libro De todo corazón. 111 poemas de amor siendo muy bien acogido por los jóvenes y "más de una cambió lo que tenía en su clasificadora y carpeta por alguno de los poemas del libro" pese a que eran de Bécquer, Salinas, entre otros.

Carmen Gil comienza a escribir literatura infantil y juvenil durante su estancia en el colegio Las Gaviotas y ahora lo hace para las principales editoriales de este género y de libros de texto. Incluso las editoriales a día de hoy le "encargan para escribir".

Y defiende en toda regla que "no hace falta padrinos para nada porque yo mandé mis textos en un inicio a las principales editoriales bajo la recomendación de un conocido y recibí, para mi sorpresa, varias respuestas".

Sobre la literatura infantil y juvenil afirma que es "muy exigente y de gran calidad donde hay publicaciones con ilustraciones maravillosas". Aunque ella no se siente "creativa sino inventora". Una de sus obras, Aventuras de un mono en La Línea, se lee en los colegios de su localidad natal donde es muy querida como en el resto de la provincia gaditana. De hecho tiene en su tierra una biblioteca con el nombre de Carmen Gil.

El día que se enteró de que la Junta de Andalucía la había nombrado Medalla de Oro en Educación 2011 fue el día de la lotería nacional tras una llamada del consejero de educación, Francisco Álvarez de la Chica. "Éste me dijo si había comprado lotería, le dije que sí, pero ante la pregunta de si me había tocado le comenté que no. Y me dijo yo te voy a dar un premio".

Días antes el consejero llamó al propio centro donde le pasaron la llamada a Carmen Gil, que en ese momento estaba dando clases y se asustó expresando: "Qué he hecho para que me llame el consejero".

Sin embargo, al final no pudo hablar con él hasta el día de la lotería. La incertidumbre desde la primera llamada hasta la comunicación definitiva fue la nota predominante esos días.

El consejero le dijo que no tenía por qué guardar secreto, pero ella prefirió hacerlo salvo a sus familiares más cercanos.

Su madre le dejó en el contestador del teléfono "un mensaje de voz donde estaba notablemente emocionada".

Y lo tiene claro, este premio "me ha dado mucha alegría por la felicidad de mi gente y quienes siempre me han apoyado". Además "hago extensiva mi dedicatoria y recojo la medalla en nombre de tantos compañeros que trabajan bajo el fomento de la lectura de forma callada".

En su recorrido por los centros del país ha comprobado el buen trabajo de muchos profesores, donde afirma que "se hacen talleres, actividades y encuentros fantásticos, pero muy poco conocidos".

Entre esas personas está la hasta hace poco delegada provincial de Educación de la Junta en Huelva, Antonia Cascales, a quien "guarda un gran recuerdo porque me protegió y gracias a ella ahora tengo la Medalla de Oro".

Sus lecturas favoritas pasan por Madame Bovary, de Gustave Flaubert; Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós (libro que compra muchas veces) y Ana Karenina o La feria de las vanidades. Es decir, los "novelones del siglo XIX".

A la ahora de dar un consejo Carmen Gil asegura hay que "leer en cualquier soporte porque yo era reacia al libro electrónico y ahora me encanta", pero eso sí "nunca dejaré el placer de ir a una librería".

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios