La Junta recupera la población de águilas imperiales en Doñana

  • Un plan iniciado en 2005 frena la mortalidad de adultos, aumenta la producción de pollos y equilibra la relación de sexos

El Plan Urgente para la Recuperación del Águila Imperial en Doñana, puesto en marcha por la Consejería de Medio Ambiente en 2005, ha logrado que la especie recupere en este Espacio Natural parámetros poblacionales semejantes a los de comienzos de los años 90, antes de que se iniciase el declive de esta ave.

Las medidas desarrolladas por la Junta han permitido censar en 2009 una población reproductora de 9 parejas de águilas imperiales, al tiempo que han logrado frenar la mortalidad de adultos, aumentar la producción de pollos y equilibrar la relación de sexos. Este programa ha permitido que Doñana atesore casi el 17% de las aproximadamente 55 parejas identificadas en Andalucía. Para hacer posible esta recuperación, Medio Ambiente ha desarrollado una serie de actuaciones entre las que destacan el reforzamiento poblacional con la liberación de ejemplares mediante el empleo de la técnica de Hacking o campeo silvestre -entre ellos 10 hembras-.

Del mismo modo, se suma el aporte de dos pollos a nidos improductivos para su adopción por parte de parejas en edad reproductora. Igualmente, se han desarrollado tareas relacionadas con la disponibilidad de alimento de la especie, como el aumento de la densidad de especies presa o la construcción de cercados de alimentación suplementaria.

El resto de medidas han comprendido la mejora de hábitats, disminución de las molestias, vigilancia de nidos, sinergias con el proyecto de reintroducción de la especie en Cádiz, el seguimiento de los pollos mediante radiotransmisores, y diversas actuaciones para evitar las muertes no naturales, como la corrección de apoyos en tendidos eléctricos y un programa de lucha contra el uso de venenos.

Además del aumento poblacional, este año se han constatado varios hechos que corroboran la adecuada gestión desarrollada en Doñana. En este sentido, estudios del CSIC apuntaban el comienzo de un empobrecimiento genético de las águilas imperiales de esta zona respecto a las del resto de España. Para combatir esta tendencia, Medio Ambiente ha procedido desde 2005 a la liberación de ejemplares genéticamente diversos provenientes de Sierra Morena, de los que al menos dos se han fijado en Doñana y han dado lugar a sendas parejas nidificantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios