La Junta paraliza la plantación de eucaliptos en el entorno de Doñana

  • Ence confirma el cultivo en 500 hectáreas de Cerrado Garrido y Cochinato pero asegura que están fuera del ámbito de aplicación de la Ley de Gestión Ambiental

Comentarios 2

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha decidido paralizar los trabajos de plantación de eucaliptos que llevaba a cabo la empresa Silvasur Agroforestal, filial de la Empresa Nacional de Celulosa (Ence) en las inmediaciones del Parque Nacional de Doñana con el objetivo de destinarlos a la producción de biomasa. La Junta abre un expediente a la empresa por no contar con la preceptiva autorización para transformar el terreno, según confirmó ayer a Europa Pres. Silvasur prepara ahora alegaciones ante este expediente ya que considera que los terrenos, las fincas Cochinatos y Cerrado Garrido ubicadas en Aznalcázar e Hinojos, se encuentran a su juicio "fuera del ámbito de aplicación de la Ley de Gestión Integral de Calidad Medioambiental (GICA), que establece la necesidad de contar con una autorización administrativa para transformar terrenos agrícolas o forestales de más de cien hectáreas.

Fuentes de Ence aseguraron ayer a esta Redacción que en total se habían destinado 500 hectáreas de un terreno que llega a las 5.000 y que desde hace años se dedicaban a cultivos agrícolas como el arroz o el algodón.

La paralización de la plantación la dio a conocer el pasado jueves en huelvainformacion.es Juan Carlos Rubios, director del Espacio Natural de Doñana. En una charla digital con los lectores, Rubio dijo que "no parece conveniente que al amparo de la potenciación de los biocombustibles se amplíen las plantaciones de eucaliptos" y aconsejó proceder al uso de los residuos agrícolas y forestales.

El portavoz de Ecologistas en Acción, Juan Romero, que denunció hace dos semanas el retorno del eucalipto a Doñana junto al responsable de la Estación Biológica, Fernando Hiraldo, ha explicado que "la plantación de eucaliptos, una especie "altamente invasora" para el entorno, se estaba llevando a cabo en unas 500 hectáreas de terreno de las fincas Cochinato y Cerrado Garrido, ubicadas entre los municipios de Aznalcázar (Sevilla) e Hinojos (Huelva), en los límites de Espacio Natural, concretamente, a escasos metros del Centro de Interpretación José Antonio Valverde.

Aunque los terrenos alquilados por la empresa a los propietarios de las citadas fincas para plantar eucaliptos se encuentran a las puertas del espacio natural protegido y, por tanto, están fuera del control de la Consejería de Medio Ambiente, ésta ha paralizado cautelarmente los trabajos por "carecer" Ence de la autorización de la Administración exigida por la Ley de Gestión Integral de Calidad Medioambiental (GICA) para transformar terrenos de más de 100 hectáreas. Además, Medio Ambiente ha abierto a la empresa un expediente que podría acabar en sanción.

Según Romero, el eucalipto es una especie "exótica" en las marismas de Doñana y "muy exigente en agua", que genera una "rápida esquilmación" de los nutrientes del suelo, por lo que este tipo de plantaciones destinadas al corte del árbol cada tres años para su incineración, "suponen una explotación intensiva incompatible con la conservación de Doñana".

"Sembrar eucaliptos en las puertas de Doñana es un disparate, una auténtica involución en las políticas medioambientales que no acabamos de entender", criticó el ecologista, quien indicó que la producción de biomasa como fuente renovable "no puede ser la coartada para la destrucción de zonas de gran valor ecológico con la más que probable afección de espacios de la relevancia del Parque Nacional ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios