La Junta decreta la protección de la ciudad romana sumergida bajo la ría

  • Cultura pretende así imponer las correspondientes cautelas arqueológicas cada vez que se vaya a dragar el Carreras El yacimiento subacuático tiene una extensión de 5 hectáreas

La Junta de Andalucía ha decretado la protección del asentamiento romano sumergido en la costa de Isla Cristina dos años después de ser descubierto en los trabajos previos para realizar un dragado que facilitara el acceso a puerto pesquero de la localidad onubense.

El arqueólogo de la Junta de Andalucía José María García explicó que la zona descubierta, que se encuentra entre la desembocadura de la ría del Carreras y el caño de la Mojarra, cuenta con un yacimiento terrestre y otro dentro del agua, aunque del terrestre sólo se conserva un mausoleo romano cerca de la playa ayamontina de Punta del Moral.

García manifestó que la protección que ha decretado el Gobierno andaluz "hace que cualquier trabajo que se vaya a hacer en la zona haya que acometerlo con todas las cautelas arqueológicas", e incluso "para un próximo dragado hay zonas que no se podrán tocar o habrá que hacer previamente una inspección".

Esta protección se ha realizado después de que un equipo de investigadores de la Universidad de Huelva (UHU) y de la empresa Ánfora Arqueología entregasen un expediente a la Delegación de Cultura donde se catalogan estos restos, descubiertos en un área de cinco hectáreas de extensión. Entre ellos se encuentran distintas ánforas, cerámicas, mármoles, fragmentos de grandes columnas y hasta restos humanos.

Todo el núcleo se encuentra a unos ocho metros de profundidad y, según las primeras estimaciones, podría tratarse de los restos de una ciudad romana del siglo I después de Cristo, sepultada con el paso de los siglos por los maremotos que han venido azotando a esta zona del litoral. Curiosamente, del último de ellos, el que tuvo epicentro en Lisboa en 1755, emergió la península sobre la que hoy se asienta la propia Isla Cristina.

Respecto a la posibilidad de poner en valor lo hallado, el arqueólogo refirió que tiene el problema de estar a ocho metros de profundidad, aunque todo se ha incluido en el inventario de yacimientos arqueológicos de la Junta de Andalucía, "y ahora, en buena parte, lo más importante es que no se toque".

Los expertos consideran que este interesante asentamiento de época romana se ha convertido, por la relevancia de los restos encontrados y por su extensión, en uno de los yacimientos subacuáticos más importantes de toda la región andaluza.

Aunque su origen es romano, los vestigios que han aparecido bajo el agua de la desembocadura de la ría del Carreras determinan que, al menos, la ciudad tuvo vida hasta la Edad Moderna, llegando incluso hasta el siglo XVI. Han aparecido restos de construcciones de relevancia, aunque quizá la más significativa sea la necrópolis. Fueron encontrados también seis segmentos de columnas de 70 centímetros de diámetro que pertenecían a una gran edificación, lo que da una idea de la importancia del asentamiento.

Ahora la Junta de Andalucía lo protege no sólo de los dragados venideros, sino también del expolio, ya que su escasa profundidad lo hacen muy vulnerable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios