pesca

La Junta cree que las ayudas al sector de la chirla palían el cierre del caladero

  • Sánchez Haro dice que la decisión de clausura fue "dolorosa" pero "no hubo más remedio"

Embarcaciones dedicadas a la pesca de la chirla, en el puerto de Isla Cristina. Embarcaciones dedicadas a la pesca de la chirla, en el puerto de Isla Cristina.

Embarcaciones dedicadas a la pesca de la chirla, en el puerto de Isla Cristina. / h. información

Ha sido una decisión "dolorosa, pero no quedaba más remedio". El consejero de Agricultura y Pesca, Rodrigo Sánchez Haro, se refería así al cierre temporal del caladero de la chirla del Golfo de Cádiz y acto seguido recordaba que las ayudas consensuadas con el sector de la chirla "palían de alguna manera las dificultades que van a pasar marineros y armadores" debido al paro obligado al que se ven sometidos.

En Huelva hay alrededor de 200 familias que viven del sector y la Junta mantiene que seguirá "estando a su lado".

El consejero de Pesca asegura que la medida ha estado consensuada con los afectados

En declaraciones a los periodistas en Almería, destacó que las ayudas que el Gobierno andaluz se ha comprometido a articular "han estado consensuadas" con el sector, "con el que siempre hemos hablado y estado en comunicación constante", y "palían los problemas que se derivan de la situación.

El cierre se ha decretado teniendo en cuenta los informes que "ponían sobre la mesa" los técnicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y se debe a tres puntos esenciales. El primero de ellos es que "había que preservar la chirla por cuestiones medioambientales y por viabilidad económica", si bien el consejero matizó que la Junta ha tenido en cuenta "la importante y fundamental parte social" del problema.

La convocatoria de incentivos que ultima la Junta y que se publicará próximamente contempla unas ayudas de 500 euros mensuales por cada embarcación y 400 euros por marinero. Esas cantidades se mantendrán el tiempo que se prolongue el cierre del caladero.

Tras el cese de la pesquería, esta línea de ayuda para la flota afectada, compuesta por 96 embarcaciones de draga hidráulica y 291 tripulantes de los puertos de Isla Cristina, Punta Umbría, Ayamonte y Sanlúcar de Barrameda, va a ser compatible con la contratación de los marineros por parte de los barcos de otras modalidades pesqueras o en otra actividad, así como con otras prestaciones sociales.

En la decisión de conceder ayudas a los afectados por el cierre de este caladero, la Consejería ha tenido en cuenta que la flota de draga hidráulica se dedica en exclusiva a la chirla. Por esta razón, las embarcaciones no pueden alternar o compatibilizar su actividad con otras artes o capturar otras especies marisqueras.

En la reunión también se ha acordado mantener encuentros periódicos para abordar la evolución del caladero, analizando el estado del mismo y la propia dinámica biológica de la chirla. Estos estudios se realizarán por parte del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y de la mano del propio sector, que ha comprometido su implicación en todo el proceso.

El pasado 19 de enero se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el cierre del caladero, que se mantendrá hata que los informes científicos determinen que la población de chirla se ha restablecido totalmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios