Juan Venegas realiza un brillante pregón de la Semana Santa

  • En su alocución, aludió a un Dios preocupado por los marginados y se llegó a preguntar si la Virgen prefiere una corona de oro o que se auxilie a los necesitados

Como dice el dicho cofrade: Domingo de Pasión es igual a Domingo de Pregón, y ayer tuvo lugar en Isla Cristina el pregón de la Semana Santa 2008, que en esta ocasión corrió a cargo del poeta isleño Juan Venegas Columet, quien fue presentado por tu antecesor Manuel Enrique Biedma.

Antes de iniciar su narración, sonó la marcha 'Amargura' y el presentador destacó los dotes como escritor del pregonero, recitando algunas de sus letras llenas de sensibilidad.

La marcha 'Saeta', interpretada por la Banda de Música de Isla Cristina, dio paso a la intervención del pregonero, quien realizó una brillante alocución, aunque algo distinta a lo que estamos acostumbrados a escuchar.

Juan Venegas encauzó su labor principalmente hacia un Dios entre nosotros que, como él dijo, "quiero hablar de ese Dios que habita entre nosotros". Venegas versó sobre la Pasión de Cristo entremezclándola con un problema familiar vivido muy de cerca y cómo venció ese familiar la enfermedad.

También dijo que en su pregón iba a hablar de un Cristo que se baja del altar y se hace carne, y que siempre está buscando a ese Dios preocupado por los marginados y enfermos. En un momento dato, siguiendo esta línea, se preguntó "si la Virgen prefiere una corona de oro o que se auxilie a los necesitados".

Venegas también entró de lleno en las distintas advocaciones, de las que habló con absoluto conocimiento de todas ellas, así como fue plasmando sus vivencias como miembro de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte o de la Hermandad del Miércoles Santo. En concreto, llegó a comentar que el Miércoles Santo en Isla Cristina era una de las maravillas de la Semana Santa, catalogando a su fundador, Manuel Carrasco, como maestro e insigne cofrade.

En relación con el Gran Poder, señaló que viene cargado con la Cruz de todos los isleños. Tampoco se olvidó de Octavio González, según él, "el verdadero artífice de la disciplina como se vive la Pasión de Cristo en la localidad costera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios