Inquietud ciudadana en Nerva por la 'limpieza' descontrolada de camiones

  • Los vecinos temen la contaminación del acuífero público del Ventoso

Los vecinos de Nerva no ganan para sustos. A la reciente contaminación por simazina del agua de consumo humano se une ahora una nueva inquietud ciudadana: el anárquico aparcamiento de los camiones que entran y salen del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos está poniendo en peligro el acuífero que desemboca en la Fuente del Ventoso, todo un clásico en el abastecimiento humano de la localidad minera y agua que cuenta con merecida fama entre los residentes. Y más en estos momentos, cuando se encuentra prohibido el consumo del pantano que usa la empresa Aqualia para abastecer de líquido elemento a la localidad.

El representante del Foro Cultural y Ciudadano en la comisión de control y seguimiento del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos, Fermín Capado, ha dado la voz de alarma. Según Capado, los camiones que transportan miles de toneladas de residuos hasta las instalaciones del vertedero (más de 2.000 al mes) llevan meses aparcando justo encima del manantial del Ventoso.

Según Capado, los vehículos estacionan junto a la explanada del cruce, levantan los volquetes y dejan caer el sobrante de la carga al suelo, "llenando el lugar de restos de residuos, muchos de ellos tóxicos y peligrosos".

El portavoz del Foro Ciudadano ha subrayado que el Ayuntamiento ha colocado un disco con la prohibición de aparcar en la zona pero advierte que "los camiones se saltan a la torera la normativa municipal y campan a sus anchas por la localidad".

Una vez descargado el contenido de los camiones en las instalaciones de Befesa es cuando se produce la 'limpieza' ilegal de sus volquetes.

Fermín Capado explica que es habitual encontrarse en el entorno del centro de transportes de Nerva y junto al parque de Sor Modesta restos de toldos, polvos y tierra contaminada.

A este hay que añadir, según asegura, "que los camiones pernoctan en la localidad con la batea levantada, así cuando llueve, el agua corre y transporta los lixiviados hasta los acuíferos y la vía pública, con el consiguiente riesgo para la población que está en contacto con los detritus industriales.

El Foro ha anunciado que llevará estas advertencias hasta la próxima reunión de la comisión de seguimiento y también ha solicitado al Ayuntamiento que tome medidas más rigurosas para evitar esta actitud de las decenas de camiones que llegan cada día al vertedero.

Mientras tanto, el alcalde de Nerva, el Independiente del Giner Domingo Domínguez, ha explicado que el Ayuntamiento tiene prohibido el aparcamiento de camiones en esos lugares y reconoce que estos vehículos dejan la zona "en muy malas condiciones" para el uso ciudadano.

Domínguez insiste en que ya ha transmitido a la empresa que gestiona el vertedero las quejas de los vecinos y le ha apremiado a que indiquen a los camioneros la práctica de actitudes responsables. Por este motivo, la Alcaldía ha anunciado que se verá obligada a limpiar con frecuencia la zona donde se instalan los camiones o tomar otras medidas.

Desde el Foro Ciudadano se exige al Ayuntamiento y a Befesa que obligue a los camiones a estacionar junto al vertedero y no en pleno entorno urbano y junto a acuíferos de abastecimiento público.

De la misma manera se ha expresado el miembro de Ecologistas en Acción en la comisión de seguimiento de la planta. Juan Romero ha explicado que el problema no sólo lo crean los camiones en Nerva sino que trasladan la inquietud a pueblos del entorno, como Zalamea. Aquí, concreta Romero, las flotillas de camiones, los 'evaristos' o 'bizarros', en el caso luso, que llegan a diario utilizan las inmediaciones del bar Banda para dar rienda suelta a la limpieza de los volquetes de forma pasiva, permitiendo la caída de desechos al suelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios