chucena

La Guardia Civil localiza en una explotación a equinos desnutridos

  • Instruyen diligencias a un varón en calidad de investigado por abandono animal

La yegua y el potro que se trasladaron al picadero de la Asociación el Refugio del Burrito. La yegua y el potro que se trasladaron al picadero de la Asociación el Refugio del Burrito.

La yegua y el potro que se trasladaron al picadero de la Asociación el Refugio del Burrito. / H.I.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) de Huelva han localizado en una explotación en la localidad onubense de Chucena a once equinos abandonados, en un estado de delgadez extrema, y han tenido que decomisar de manera cautelar a una yegua de capa alazana junto con su cría de una semana de edad al encontrarse ambas en estado crítico.

Estos fueron trasladados a un picadero que tiene contratado la Asociación el Refugio del Burrito para recibir los cuidados veterinarios necesarios y permanecen a disposición de la Autoridad Judicial correspondiente.

Una yegua y un potro se tienen que trasladar a un picadero debido a su estado crítico

Según informó la Guardia Civil en un comunicado, los agentes han instruido diligencias a un varón en calidad de investigado por su implicación en un delito de abandono de animales domésticos.

El operativo se desarrolló a principios de enero, cuando agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil junto con un veterinario colegiado, dentro del marco de la Lucha Contra el Maltrato Animal, inspeccionaron una explotación equina de la localidad de Chucena con el fin de verificar el estado de los animales que allí se encontraban.

En el transcurso de la inspección fueron localizadas seis yeguas, un potro, dos burros y dos mulos, todos ellos en un estado de delgadez extrema.

Se pudo comprobar cómo algunos de los animales carecían de microchip y algunos incluso presentaban trabas y cabezadas en la zona del cuello, muy apretadas, durante mucho tiempo (entre los seis meses y un año aproximadamente), lo que les ha provocado hendiduras en el hueso de difícil diagnóstico. Además se encontraban a la intemperie, sin ningún tipo de techado, ni había ningún rastro de comida, lo que hace presagiar que no comían desde hace días.

El resto de los animales quedan bajo la custodia de su propietario, con la condición de facilitarle asistencia veterinaria hasta que la Autoridad Judicial disponga sobre el destino de los mismos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios