La Guardia Civil pone a disposición judicial a un hombre por tocamientos

  • El acusado, M.G., se avalanzó sobre una mujer que paseaba a mediodía junto a un puente de madera en Bellavista · El móvil de la agresión denunciada era sexual

Comentarios 2

La Guardia Civil de Huelva ha puesto a disposición judicial a un hombre de Aljaraque, M.G., acusado de un delito contra la libertad sexual de una señora a la que sometió a diversos tocamientos.

Los hechos se produjeron el pasado nueve de mayo cuando la mujer paseaba junto a un puente de madera al que habitualmente acudía en la zona de Bellavista.

Según la denuncia interpuesta por la mujer, el hombre la esperó a mitad del puente y la siguió hasta cogerla por los pelos y arrojarla al suelo.

Según el relato de los hechos facilitado a la Benemérita, el hombre le colocó la mano derecha en la espalda, le tapó la boca, la arrastró por los pelos y le colocó la cabeza mirando hacia la zona de marisma. Fue en ese momento cuando el acusado procedió a tocarle diversas partes erógenas del cuerpo aunque no logró quitarle la ropa ante las voces de auxilio de la mujer y el continuo forcejeo.

Entonces se levantó y salió corriendo el acosador. La señora, en su huida, se encontró con una pareja a la que indicó que tuvieran cuidado porque "un señor la había arrastrado y agredido", por lo que la pareja la acompañó hasta su domicilio y comunicó los hechos a la Policía Local de la localidad de Aljaraque.

La señora agredida no conocía a su agresor aunque cree que "lo ha visto en alguna ocasión por el puente caminando pero nunca había hablado con él".

El acusado vestía en el momento de la agresión denunciada por la mujer un pantalón tipo chándal de color azul marino, una camiseta blanca con cuello a la caja y manga corta, portaba un bolso de bandolera grande y estima que puede tener entre 30 y 35 años, pelo alborotado, moreno, con gafas graduadas y una altura de entre 1.60 y 1.65 metros. Parece descartarse el movil del robo pues la señora agredida ha reconocido que "en ningún momento pidió dinero, ni le registró los bolsillos con el fin de conseguir algún objeto" y mantiene que el fin de la agresión era claramente "sexual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios