golfo de cádiz

El Gobierno propone a los barcos del cerco intercambiar boquerón por jurel

  • El delegado del Gobierno insta a los pescadores a presentar sus propuestas para aliviar la situación creada por el cierre de la sardina

  • El sector se declara "muy preocupado"

Barcos amarrados en el puerto de Punta Umbría. Barcos amarrados en el puerto de Punta Umbría.

Barcos amarrados en el puerto de Punta Umbría. / jordi landero

Numerosas son las gestiones que están realizando las distintas administraciones con competencia en la materia y las cofradías y asociaciones de cerco del Golfo de Cádiz desde que el pasado día 31 de agosto fuese cerrada la pesca de sardina en esta zona por el agotamiento de la cuota fijada por la Secretaría General de Ordenación Pesquera sobre esta pesquería en aguas ibéricas.

Para encontrar una solución que satisfaga a todas las partes, así como atender las propuestas del sector en esta materia, el secretario general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), Alberto López-Asenjo, mantuvo el jueves una reunión con las cofradías y asociaciones de cerco del Golfo de Cádiz. En dicho encuentro, en el que también participó la directora de Pesca de la Junta de Andalucía, Margarita Pérez Martín, se propuso al sector del cerco como solución a corto plazo la posibilidad de intercambiar cuota de boquerón por cuota de jurel con flotas de Galicia, lo cual permitiría que algunas embarcaciones retornasen al caladero para capturar esta especie y poder, de este modo, reabrir la pesquería del jurel.

El sector presentará la próxima semana sus propuestas de intercambio

Según informó el propio Ministerio, el sector se comprometió en la reunión de ese mismo día a presentar, a lo largo de la próxima semana, las peticiones de intercambio para que puedan ser tramitadas cuanto antes. En este sentido, los armadores de Galicia ya han manifestado su disposición de llevar a cabo los citados intercambios, que podrían traer este final de año al Golfo de Cádiz más de 1.000 toneladas de jurel. En esta línea, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz instó a los armadores a presentar sus propuestas e insistió en que el Gobierno pretende "minimizar los efectos del cierre de la pesquería de sardina, una especie que se encuentra inmersa en un plan de recuperación acordado entre España y Portugal y que obliga a ambos países a limitar la cantidad que se puede pescar de sardina por cada temporada".

El encuentro se inició con una presentación del Instituto Español de Oceanografía (IEO) sobre la situación biológica de la sardina en el Golfo de Cádiz, con objeto de partir de la base de un conocimiento científico sobre el estado de esta especie. En dicha exposición se puso de manifiesto que el stock de sardina "no atraviesa por su mejor momento", razón por la que se encuentra inmersa en el plan de recuperación ya mencionado. A este respecto el secretario general de Pesca y el director del IEO, Eduardo Balguerías, indicó que "continuarán los estudios" que puedan ayudar a avanzar en la caracterización genética del stock, de modo que en un futuro se pudiera llegar a hacer una gestión adaptada específicamente para la sardina en el Golfo de Cádiz.

Tras mantener este encuentro, el sector ha mostrado un gran pesimismo ante la situación que atraviesa la pesquería de la sardina, la cual ha sido calificada por el presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope) y patrón mayor de la cofradía Santo Cristo del Mar de Punta Umbría, Manuel Fernández, de "difícil y muy complicada".

Y es que según ha señalado a Huelva Información, "agradecemos la preocupación mostrada" por la Secretaría General de Pesca ante el problema, pero "nos hemos venido de Madrid con las manos vacías, solo con la posibilidad del intercambio de jurel, cuando nuestra expectativa era traernos la reapertura de la pesquería de la sardina". En este sentido confesó que el sector ya "tiene claro" que no se va a reabrir esta temporada dicha pesquería, por lo que ahora "nuestra gran preocupación" es conocer cómo se encuentran las existencias de la especie en la zona.

En relación a los datos presentados por el IEO, Fernández señaló que la marinería del Golfo de Cádiz "no piensa lo mismo en base a lo que observa cuando sale a faenar", por lo que propuso en el encuentro "la presencia de observadores del IEO en nuestros barcos para que comprueben la presencia de sardina en el caladero y puedan cruzar lo que vean con sus datos". Y es que, según prosiguió, "si fuesen correctos los datos del IEO, la situación sería muy preocupante".

El sector también expresó en la reunión su deseo de que los armadores puedan tener a sus trabajadores en un régimen de trabajo fijo discontinuo, con el objeto de paliar en parte el impacto económico derivado del cese de su actividad cuando se producen los cierres de la pesquería. Al respecto, el secretario general trasladó a los representantes del sector del cerco su voluntad de "iniciar contactos" con la Secretaría de Estado de Empleo con el fin de "estudiar la viabilidad" de la propuesta.

Finalmente, Alberto López-Asenjo anunció que a lo largo de octubre se va a iniciar el procedimiento correspondiente para la modificación de la Orden que regula las pesquerías del Golfo de Cádiz, con objeto de incluir un reparto de la sardina y establecer mecanismos que permitan las transferencias de cuotas entre buques de cara a que para la campaña 2018 pueda llevarse a cabo una mejor planificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios