Giahsa aspira a llevar su red de servicio a 300.000 clientes "Estamos a un paso de completar una amplia red provincial"

  • Miguel Novoa y Carlos Sánchez tutelan el proceso de unión entre la Mancomunidad de la Costa y CondadoEl presidente de Giahsa prioriza la solidaridad para prestar un servicio integral

La creación de una comisión de fusión entre la Mancomunidad de Aguas Costa de Huelva (Giahsa) y la Mancomunidad del Condado tutelada por Miguel Novoa y el alcalde de Bollullos, Carlos Sánchez, ha marcado una hoja de ruta cuyo objetivo confeso es la constitución de una empresa pública provincial que se encargue de la gestión integral del agua y del tratamiento de los residuos sólidos urbano.

Este proyecto, anunciado por los socialistas onubenses tras las elecciones municipales, dejaría en manos de Giahsa o de la entidad que le suceda la práctica totalidad del mapa provincial, o lo que es lo mismo: 300.000 clientes potenciales engrosarían la lista de facturación de la empresa que dirige el concejal de Cartaya Miguel Novoa.

Actualmente tiene en nómina 118.000 clientes y un presupuesto anual que supera con creces los 37 millones de euros.

Sólo quedaría fuera del radio de acción de la Mancomunidad de la Costa, Aguas de Huelva, perteneciente al Ayuntamiento onubense que presta servicio al resto de la población, 150.000 domicilios, incluida la capital.

Ambas empresas compartirían, eso sí, un interés mutuo en el Consorcio Provincial del Agua, un ente provincial encargado de la captación y gestión de fondos europeos que llegan a través de la Junta de Andalucía y los propios que emanan de la misma Administración regional.

Miguel Novoa ha recibido la encomienda de llevar a buen puerto esta ambiciosa nave que en forma de gota de agua (el logo de Giahsa) ha comenzado ya a extender sus tentáculos políticos y empresariales a lo largo y ancho del mapa onubense.

La Mancomunidad de Aguas Costa de Huelva fue fundada en el año 1989, tiene 300 trabajadores, genera trabajo para más de 50 empresas auxiliares y actualmente está formada por Ayamonte, Cartaya, Isla Cristina, Lepe, Moguer, Punta Umbría, San Juan del Puerto, San Silvestre, Villablanca, Beas y Trigueros y los núcleos turísticos de Islantilla, Mazagón, La Antilla, La Redondela, El Portil, El Rompido.

Su gran capacidad de movimiento incluye el Andévalo y la Cuenca Minera. Sus municipios son gestionados en materia de agua y residuos urbanos a través de convenios de colaboración.

Incluso la Sierra ha recibido ya a los técnicos de Giahsa para solventar los problemas puntuales aparecidos en la última sequía mientras que acaba de llegar el anunciado anillo hídrico que conecte la comarca con la cabecera de sus pantanos emblemáticos: Aracena y Zufre, talón de Aquiles histórico.

La intención de la entidad pública pasa ahora por ampliar sus horizontes a través de la incorporación de municipios como Gibraleón, Aljaraque y Palos.

Pero la piedra de toque del ambicioso proyecto de expansión de Giahsa va a ser el plan de fusión condal. Por eso los servicios técnicos y jurídicos de ambas entidades, después del visto bueno de los respectivos plenos, estudian la modificación de los estatutos para dar cobertura al proceso de integración.

De paso, el consejo de Administración de Giahsa quedará constituido por representantes políticos de los ayuntamientos de la Mancomunidad de la Costa, técnicos de la administración local y de otras administraciones. Además, Novoa se ha comprometido a dar participación en este tercer grupo de consejeros a la Agencia Andaluza del Agua, la delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente y la Diputación onubense. Sin olvidar a los presidentes de las mancomunidades, Andévalo y Cuenca Minera, con las que ya colabora la empresa costera.

Miguel Novoa hace también hincapié en los planes que en materia de agua culminarán la adaptación de las estaciones de potabilización de la futura Directiva Europea del Agua mediante un plan de obras presupuestado en 35 millones de euros solamente en la costa.

Y otro proyecto pionero: todas las estaciones depuradoras de Giahsa producirán agua reutilizable para riego público y campos de golf, una demanda ciudadana en tiempos de escasez de agua.

El presidente de Giahsa también destaca la responsabilidad ambiental de la empresa que se refleja además de en el agua, dice, "en la apuesta por la recogida selectiva de residuos.

En cinco años, la empresa pública ha puesto en marcha el centro de clasificación de envases de Trigueros, un punto limpio en Cartaya o un sistema especial de recogida de aceites de uso doméstico.

Un proyecto como la recogida neumática implicará, afirma Novoa, "un revolucionario cambio para los ciudadanos" que depositarán sus residuos en un buzón conectado a una red de tuberías subterráneas que los transportarán.

La cibernética tampoco ha pasado desapercibida para la macroempresa costera y no ha dudado en integrar aplicaciones informáticas en un solo portal corporativo de forma que empleados, abonados y proveedores accedan telemáticamente por una sola puerta.

El portal web www.giahsa.com se convierte en una herramienta para conocer desde los pliegos de licitaciones públicas hasta datos de instalación de tuberías en red para planificar obras, incluidas las municipales.

-Le han marcado un reto muy ambicioso con el proyecto de empresa provincial de gestión del ciclo integral del agua y el tratamiento de residuos sólidos urbanos.

-A partir de nuestra experiencia en la Costa y movidos por el carácter de empresa pública, nuestros servicios de aguas y recogida de residuos se han ido extendiendo a otras mancomunidades como el Andévalo, la Cuenca Minera, el Condado o la Sierra. Eso nos sitúa a un paso de completar una amplia red de ámbito provincial capaz de abastecer y depurar las aguas de toda la provincia de Huelva, una empresa provincial que actúe con los mismos criterios de economía de escala y solidaridad para hacer que todos los ciudadanos reciban servicios de calidad adaptados a sus necesidades.

-Al fin y a la postre, a los ciudadanos lo que le interesa es el precio final. ¿Repercutirá en el bolsillo este proyecto?

-Al contrario. Lo que ahora hacemos con doce municipios luego lo repartiremos entre todos los que compartan nuestro reto. Compartiremos infraestructuras y servicios. Se beneficiarán desde los grandes municipios hasta los más pequeños y con menos recursos. Ofrecemos nuestro proyecto a todos los ayuntamientos y también al resto de las mancomunidades para que busquemos fórmulas de cooperación que redunden en una mayor eficacia.

-Al margen de Giahsa, está el Consorcio Provincial del Agua. ¿Son compatibles ambos organismos?

-Por supuesto. La misión del Consorcio es coordinar las infraestructuras necesarias en la provincia y luego estamos las empresas instrumentales, nosotros y Aguas de Huelva que gestionamos directamente en nuestros respectivos territorios.

-Y la Diputación de Huelva. Qué papel jugaría en la nueva empresa provincial.

-En su discurso de investidura, la presidenta, Petronila Guerrero, anunció su apuesta por el ciclo integral del agua y los residuos, por el Consorcio Provincial del Agua como órgano de coordinación de las grandes infraestructuras. Es fundamental su integración en la empresa provincial junto a las mancomunidades y pueblos, buscaremos fórmulas para su participación activa. El horizonte de 2007-2013, año del nuevo marco financiero comunitario se acerca, es necesario optimizar nuestra capacidad organizativa y de sinergias entre administraciones. Podemos trabajar juntos. La única que estaría al margen de esta empresa provincial, de momento, será Aguas de Huelva, que aun así comparte objetivos dentro del Consorcio.

-Cuáles son los retos inmediatos.

-En primer lugar, vamos a culminar la adaptación de todas nuestras estaciones de potabilización a la futura Directiva Europea del Agua mediante un plan de obras cuyo importe asciende a 35 millones de euros solamente en la Costa onubense. Luego, cuando acabe este mandato todas nuestras depuradoras producirán agua reutilizable, lo que permitirá atender necesidades como las del riego público o los campos de golf. Y, finalmente, abordaremos en este campo una revolución tecnológica y organizativa de las mismas dimensiones que la que hicimos en su día en relación al ciclo integral del agua. Luego está la recogida selectiva. Debemos ver esto no como un problema sino como una oportunidad de llevar a cabo nuestra responsabilidad medioambiental, de ayudar desde la eficiencia de nuestros sistemas a la conservación del entorno natural y a la sostenibilidad a través del reciclado.

-Sin embargo, todo este proyecto tiene un germen, un punto de partida.

-La Costa de Huelva no sería hoy lo que es sin la Mancomunidad y Giahsa. Un pilar básico para la economía provincial como es el turismo no hubiera podido alcanzar el grado de desarrollo, calidad y competitividad del que goza actualmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios