La Flecha de El Rompido resucita el pulso entre Lepe y Cartaya

  • La confusión por la titularidad sigue latente en la cartografía y la señalización municipal · La polémica se ha convertido ya en una 'guerra comarcal' entre el Partido Popular y el Partido Socialista

Los alcaldes de Lepe y Cartaya, Manuel Andrés González (PP) y Juan Antonio Millán (PSOE), respectivamente, han vuelto a desatar un pulso territorial en una escalada reivindicativa sobre la propiedad de la Flecha de El Rompido o Nueva Umbría, según se mire desde orilla cartayera o lepera.

Esta lengua de arena de 12 kilómetros de longitud separa por la zona costera los dos términos municipales y crece a un ritmo de 30 metros al año. Es un pequeño trozo de tierra de alto valor ecológico, pero también económico puesto que actúa como un importante polo de atracción turístico por su singularidad en el litoral onubense.

Seis años después, la zona ha vuelto a ser objeto de polémica y de cruce de declaraciones. A raíz de una nota de prensa de la Subdelegación del Gobierno sobre acampadas ilegales en el Paraje Natural, surgió de nuevo la disputa entre los regidores de ambos municipios.

El Ayuntamiento de Lepe reclama su titularidad aludiendo a que el deslinde topográfico entre los dos municipios es el centro del río Piedras, "perteneciendo todo lo que se sitúe a la derecha del mismo en dirección a la desembocadura a la localidad lepera", según destaca Manuel Andrés González.

El alcalde cartayero, sin embargo, alude a que "el título de propiedad lo tiene en términos legales el Ministerio de Medio Ambiente al tratarse de un terreno de dominio público marítimo terrestre", apostilla Millán, quien anuncia que ha enviado a la Junta un informe al respecto para que clarifique la situación.

La falta de acuerdo entre los municipios colindantes es evidente. A la espera de que sea la Junta de Andalucía la que se pronuncie sobre la reclamación de Millán, el servicio de hamacas y el puesto de Protección Civil han sido establecidos este año por Lepe. Para ello, y según manifiesta la concejala de Turismo lepera, Bella Verano, "nada más que hemos tenido que pedir permiso al Ministerio de Medio Ambiente, como se hace siempre y en todas las playas cuando los consistorios presentan su Plan de Playas", detalla.

Manuel Andrés González afirma que el año pasado fue Cartaya la que quiso poner este servicio "y el Ministerio les remitió a que nos pidieran permiso, nosotros no se lo dimos y no se puso". Otros años, añade, han sido los hoteles de El Rompido los que han puesto el servicio de hamacas pero "siempre han tenido que pedir autorización al Ayuntamiento de Lepe", concluye.

Como si se tratase de la guerra de las banderas desatada en la isla de Perejil (2002), el alcalde de Lepe, acompañado del primer teniente alcalde, Jesús Toronjo, y Bella Verano, han realizado una visita oficial a la zona para presentar los nuevos servicios y, de paso, hacerse la foto con el cartel que han colocado, donde se anuncia que la zona corresponde al término municipal lepero.

Millán aún no se ha pronunciado con respecto a la colocación de esta bandera. Sí lo ha hecho sobre otro de los aspectos de las hostilidades: el nombre de la Flecha. Oficialmente, y tal y como reconoce su homólogo lepero, se denomina Flecha de El Rompido, lo que sitúa como zona cartayera.

"Los leperos la conocemos popularmente como Flecha de Nueva Umbría, al ser una prolongación de ésta, y así lo recogemos en las actas oficiales del Consistorio", matiza Toronjo. Su colega de partido y de gobierno local Bella Verano adelanta que el PP "va a llevar el asunto del cambio de nombre al Congreso de los Diputados".

El enfrentamiento se ha extendido a los dos partidos. Los socialistas leperos, en la oposición en la Casa Consistorial, han remitido un escrito en el que apoyan la versión de alcalde de Cartaya.

12 km

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios