Escasa reacción de los partidos

  • El PP reclama que se respete la presunción de inocencia pero advierte que los detenidos no tienen cargos en el partido y el PSOE recuerda las críticas al urbanismo de Aljaraque

Comentarios 1

De la presunción de inocencia al 'ya se veía venir'. Las reacciones de los partidos a la detención del ex alcalde y el ex concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Aljaraque siguieron ayer las pautas habituales en las declaraciones públicas realizadas, por otra parte escasas ante la falta de noticias del caso.

En ella se escudó el secretario provincial del PP, Jesús Toronjo, para pasar casi de puntillas por un asunto espinoso: dos antiguos ediles de su partido detenidos por blanqueo, fraude fiscal y falsedad documental (junto a ellos, otros dos detenidos). El representante del PP aseguró "no tener mucha información sobre estas detenciones", tras lo cual insistió en que "estamos en un Estado de Derecho y estas personas son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario".

Toronjo también aprovechó para recordar que actualmente ni Orta (alcalde de Aljaraque durante 12 años y hasta 2007) ni su concejal de Urbanismo "tienen ningún cargo en el PP de Huelva", al tiempo que desvinculaba la decisión de Orta de no optar a la reelección de su cargo en las municipales de 2007, adoptada en diciembre de 2006, al "posible temor" de que salieran a la luz estos hechos, afirmando que esas decisiones "se toman con muchos factores y no cabe ahora hacer una valoración de eso".

Mucho más dura fue la valoración del PSOE onubense, que ayer no tardó un minuto en pedir explicaciones al presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, y a su homólogo en la provincia onubense, Pedro Rodríguez, por la detención de las personas que gestionaban el urbanismo de Aljaraque, que defendían "como modelo". El secretario de Organización del PSOE de Huelva, Mario Jiménez, aseguró respetar la presunción de inocencia de los detenidos, pero no dudó en asegurar que "lo que todo el mundo pensaba del funcionamiento del urbanismo de Aljaraque parece que tiene algún sentido".

En un momento en el que los escándalos urbanísticos son noticia en toda la geografía española (y para todos los partidos), Jiménez lamentó que un representante de los ciudadanos "termine siendo detenido como consecuencia de un hecho que tiene que ver con un urbanismo oscuro y un presunto enriquecimiento", lo que consideró que "no es una buena noticia para nadie porque significa que alguien ha utilizado la voluntad del ciudadano para convertirla en enriquecimiento personal y termina siendo detenido por su gestión en el Ayuntamiento".

Por su parte, el coordinador andaluz de IU y parlamentario por Huelva, Diego Valderas, reclamó que quien "mete la mano" tenga un castigo judicial y político e instó a "seguir profundizando en los elementos detectados", ya que "es lo que corresponde con el compromiso que existe en el terreno de la honestidad y la transparencia". Asimismo, aseguró que pedirá a sus compañeros de Aljaraque (en el equipo de Gobierno) que estudien la situación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios