Cultura acomete la excavación de la zona donde apareció el pecio

  • Con la intervención arqueológica de urgencia que se está desarrollando se pretende documentar los restos del barco y descubrir toda su estructura

La Consejería de Cultura, a través del Centro de Arqueología Subacuática (CAS) dependiente del Instituto de Patrimonio Histórico Andaluz y con la colaboración de arqueólogos de la Delegación de Cultura en Huelva, está acometiendo la excavación del pecio de Matagrana, localizado recientemente en la playa de El Portil.

Los temporales de levante que se produjeron a mediados del pasado mes de febrero dejaron al descubierto parte del sistema dunar litoral de esta playa, donde estaban enterrados por la arena restos de la estructura de madera de un barco.

Así, tras la inspección por parte de técnicos de la Delegación Provincial y del Centro de Arqueología Subacuática se delimitó la zona, cuya vigilancia está a cargo del Seprona y del Ayuntamiento de Punta Umbría. A continuación, se ejecutó una trinchera en el perímetro del pecio, de forma previa a la instalación del tablestacado, para descartar que en el lugar en el que se ha instalado el cerramiento están tapados otros restos de la estructura arqueológica.

Con un tablestacado se procedió el cierre para evitar la entrada de arena desde el exterior y minimizar los efectos de la marea. De esta forma, se ha preservado la zona excavada impidiendo que el aporte arenoso del exterior penetre en las estructuras de madera. Además, el toldo que se ha colocado sobre el pecio permite tener ventilado el recinto y evitar el aumento de temperatura en el interior y la evaporación de agua, a la vez que impide que los rayos solares afecten a los restos de madera. De este modo, la sombra ralentizará el desecamiento de la madera por evaporación.

Durante el proceso, también se está llevando a cabo la excavación arqueológica para la documentación de los restos así como a su caracterización cronológica y funcional. Los trabajos consisten en la retirada progresiva y controlada de la arena para descubrir paulatinamente la estructura del barco.

De forma paralela a estas labores, hay que realizar actuaciones de campo destinadas a la adecuada conservación preventiva de la embarcación, humedeciendo la madera o colocándole debajo sacos de arena para que no pierdan su forma. También se han tomado muestras de la misma para conocer la cronología y la especie arbórea a la que pertenecen las distintas partes del barco, las cuales han sido remitidas al Centro Nacional de Aceleradores, con sede en Sevilla, al objeto de su datación radiocarbónica.

El proceso será documentado en detalle a través de la elaboración de planimetría descriptiva y de su documentación fotográfica, que incluye la realización de un fotomosaico.

Por otra parte, asesores en construcción naval que han participando en iniciativas de investigación de la Consejería de Cultura como el Proyecto Trafalgar, desarrollado por el Centro de Arqueología Subacuática, han mostrado interés por el hallazgo. Así, el francés Eric Rieth, en representación del Centre National de Recherces Scientifiques, y Manuel Izaguirre, técnico de la Diputación Foral de Guipúzcoa, se han sumado al proyecto y aportarán informes referentes a la datación de la embarcación y a la conformación de su arquitectura naval.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios