Condenado a un año de cárcel por dar un "manotazo" a un médico

  • El agresor, un anciano, y el médico tuvieron una discusión a cuenta de la receta en el centro de salud del municipio · El Juzgado reconoce un delito de atentado a un funcionario público y una falta de lesión

Comentarios 7

La titular del Juzgado de lo Penal Número Uno de Huelva ha condenado a un hombre de Trigueros a un año de cárcel por propinar un manotazo a un médico con el que había tenido una discusión por una receta médica en el centro de salud de dicho municipio. La juez considera al acusado, un hombre de 80 años de edad, culpable de un delito de atentado a funcionario público y de una falta de lesión.

Además de la pena de cárcel, el hombre tendrá que abonar una multa de 6 euros diarios durante un mes (alrededor de 180 euros) y tendrá que abonar al médico al que agredió 347 euros como indemnización por lesiones y por el valor de las gafas graduadas que se rompieron al caer al suelo en la discusión. Esta condena reconoce la petición realizada por el Ministerio Fiscal en su calificación final y por la Acusación particular. Cabe destacar que este caso fue uno de los primeros en los que el Servicio Andaluz de Salud se personó en la causa a través del distrito Condado-Campiña a favor del médico.

Los hechos tuvieron lugar el 21 de enero de 2006 por la mañana en el centro de salud. Según reconoce la sentencia del Juzgado de lo Penal Número Uno, el hombre acudió a la consulta del médico a las 9.15 horas de dicho día. Entre ambos surgió una discrepancia por la medicación recetada, lo que llevó a que el anciano marchara "descontento con dicha medicación".

La sentencia explica que la discusión entre los dos hombres se produjo horas más tarde y después de que el anciano comentara a su hija lo sucedido en la consulta. Esta y su padre decidieron regresar a las 12.15 horas de ese mismo día al centro de salud para hablar con el médico. La hija del acusado decidió entrar en la consulta mientras que el acusado se quedaba esperando en la sala de espera.

También reconoce la sentencia probado que la hija entró en la consulta para exigir explicaciones al médico sobre el incidente previo y que no la abandonó a pesar de la insistencia del facultativo, que estaba pasando consulta, de que esperase en la sala de espera al final de la consulta o que regresara al día siguiente.

Dado que la hija del acusado se negaba a atender la petición del médico, éste optó por abandonar la consulta para lo que exigió a la mujer que le dejara salir de su consulta. Al mantenerse en su sitio la mujer, el médico decidió cruzar la puerta apartándola. Fue en este momento cuando se produjo el encontronazo entre los dos hombres.

El acusado al observar desde su asiento lo que estaba ocurriendo, se levantó y fue hacia el médico al que propinó un manotazo en la cara, lo que hizo que las gafas que llevaba el facultativo se cayeran al suelo. A causa del manotazo el médico sufrió una contusión a nivel de la región ocular izquierdo-frontal para lo que precisó de una primera asistencia facultativa, requirió de dos días para curarse sin impedimento ni secuelas.

Aunque el acusado negó haber dado un manotazo al médico y declaró que tan sólo le había puesto la mano en el pecho para retenerle, sin embargo la sentencia reconoce el informe médico, así como la declaración de una paciente que se encontraba en la sala de espera del centro de salud. El informe médico señala, además que el médico sufrió una crisis de ansiedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios