El Condado estudia convertir el río Tinto en un referente turístico

  • Una decena de ayuntamientos de la comarca se han unido para poner en marcha una iniciativa turística · Pretenden recuperar la antigua vía como corredor verde

Comentarios 8

El río Tinto está rodeado de un paraje preñado de belleza en el que fluyen unas aguas rojas que brindan unas texturas especiales a todo el paisaje. El nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez utilizó su mejor lírica para describir esas estampas extasiadas de esplendor que sólo se logra alcanzar gracias al curso fluvial de un líquido elemento único en el mundo y que ha centrado la expectación y admiración de las más altas esferas científicas.

Y a pesar de todo lo enunciado y de esas singularidades que lo hacen tan especial, hasta ahora el aprovechamiento turístico que se había venido realizado del río Tinto a su paso por el Condado había sido poco más que nulo. Para remediar esta situación, la Mancomunidad de Municipios del Condado y las corporaciones locales de Paterna, Villarrasa, Niebla o La Palma del Condado, municipios por las que fluye su cauce, se han puesto a trabajar conjuntamente para poner en valor la importancia de sus aguas y el privilegiado entorno por el que discurre.

Aunque por el momento el proyecto es tan sólo un embrión al que se le está dando forma, ya se han dado los primeros pasos para conocer de forma fehaciente la inversión que conllevaría poner en marcha una batería de iniciativas con las que poder brindar una oferta turística de primer nivel.

La intención de las administraciones es utilizar el trazado de la vieja vía de ferrocarril, que comunicaba la Cuenca Minera con Niebla, para, en paralelo con la vía, construir un corredor verde para transeúntes y vehículos sin motor. Igualmente se pretende recuperar este emblema en la historia provincial del ferrocarril, amén de evitar el desmantelamiento sistemático de la vía y las prácticas de determinados empresarios agrícolas que han comenzado a ocupar parte de este terreno público.

Con estos dos objetivos como ejes centrales de la propuesta, los ediles locales pretenden solicitar el concurso de la Consejería de Medio Ambiente y de la Diputación Provincial para financiar un proyecto que se presume costoso, pero en el que los ayuntamientos ven muchas potencialidades.

En este sentido, argumentan que el Tinto en sí es una joya de incalculable valor por el color rojizo de su cauce y el amarillo-ocre de sus orillas, color producto de la vasta actividad minera desde su nacimiento por Peña del Hierro y el tono que se logra por el enfriamiento de la escoria y los residuos mineros.

Precisamente estos factores que hasta entonces habían pasado desapercibidos para la población, cobraron una nueva dimensión a raíz de que en el año 2001 los científicos de la NASA centraran sus investigaciones sobre las similitudes biológicas de su entorno con el planeta Marte, en el que se piensa que podría haber existido agua sobre la superficie del astro vecino.

Este hecho disparó el interés científico de toda la comunidad, por lo que los representantes condales coinciden en afirma la importancia que la repercusión de este hecho podría tener a la hora de 'vender' una oferta turística que se nutra de actividades en este campo. Cabe recordar que en sus estudios del río Tinto, la Agencia Espacial Americana se sorprendió de que, a pesar del alto contenido de hierro, sulfuros polimetálicos y un PH del 2,2%, una serie de microorganismos pudieran sobrevivir a estas extremas condiciones ambientales, lo que hacen pensar que en Marte también pudiera sobrevivir este tipo de vida.

Paralelamente a estos fines, el objetivo de las investigaciones de la NASA radicaba en conocer si su equipo de robots podrían 'sobrevivir' y trabajar en estas condiciones biológicas y que, en vez de oxidar materia orgánica, oxidase los minerales y sulfatos metálicos como medio para obtener energía.

Según los eruditos, sólo en el Tinto, una montaña en Australia y un río en Canadá poseían unas condiciones de PH parejas a la de nuestro planeta vecino, si bien en el fondo del río onubense, desde hace 500.000 años, diferentes microorganismos se alimentan de metales pesados.

Con todos estos precedentes, los alcaldes pretenden crear una ruta turística en las que se ponga de relieve estos estudios realizados por la Agencia Espacial Americana.

Otro punto crucial para complementar esta oferta es poner en valor la importancia que tuvo la vía de ferrocarril para la comarca de la Cuenca Minera. Esta hegemonía económica surgió a raíz de la compra de las minas de Riotinto por parte del consorcio británico denominado Río Tinto Company Limited.

Precisamente una de las primeras medidas adoptada por los empresarios anglosajones fue la construcción de una vía que conectara la Cuenca Minera con el puerto de Huelva, al objeto de transportar la ingente producción minera, hablamos del 1873. Tras dos años de trabajo y una inversión de 767.190 libras (cerca de 20 millones de las antiguas pesetas) esta ingente infraestructura de 84 kilómetros de largo se encontraba operativa, constituyendo no sólo uno de los pilares de la economía de la cuenca minera, sino de la proyección económica de la provincia.

Todo este legado histórico es en gran parte desconocido por los ciudadanos, algo que no ocurre en la Cuenca Minera, donde se conoce perfectamente la importancia que tuvo la mencionada vía de ferrocarril e incluso numerosos colectivos sociales trabajan por perpetuar esta historia: la de unos carriles de hierro sobre las que las locomotoras dejaron de 'surcar' en 1984. Unas vías que también se utilizaron para el transporte de viajeros, servicio que hasta 1895 se prestaba de forma gratuita. Ya en 1964 esta vía de ferrocarril comenzó a languidecer por la 'competencia' de otras alternativas de comunicación en la comarca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios