doñana

La Comisión elude pronunciarse sobre la paralización del proyecto de Gas Natural

  • El Parlamento Europeo entiende que no es necesario realizar una evaluación conjunta del programa

  • Enviará este año una misión de investigación al espacio natural protegido

Manifestación contra el proyecto de Gas Natural en Doñana. Manifestación contra el proyecto de Gas Natural en Doñana.

Manifestación contra el proyecto de Gas Natural en Doñana. / M.G.

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo rechaza que deba hacerse una evacuación conjunta de los cuatro subproyectos (Marismas Occidental, Marismas Oriental, Saladillo y Aznalcázar) de almacenamiento y explotación de Gas Natural en Doñana. La Comisión, que acogió ayer las intervenciones del coordinador general de IU, Antonio Maíllo, del Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, y otros parlamentarios europeos españoles, confirmó que tiene intención de enviar una misión de investigación al espacio natural para la segunda mitad del año 2018 y remitir cartas al Estado y a la Junta de Andalucía para recabar información sobre los posibles riesgos sísmicos de la iniciativa y las medidas que se están implementando en la zona a cuenta de la misma. Sin embargo, la Eurocámara no considera oportuno acceder a la petición de IU, apoyada por el Defensor del Pueblo, de instar a la paralización cautelar del subproyecto Marismas Occidental al considerar que el órgano adecuado para hacer este requerimiento son los entes judiciales de los estados miembros.

La Comisión informó de que ha realizado una investigación de oficio a raíz de las peticiones realizadas sobre la "correcta aplicación" por parte de las autoridades españolas de la legislación europea en materia de medio ambiente. La conclusión es que los cuatro subproyectos han sido sometidos a procedimientos de evaluación ambiental y no ha detectado ninguna infracción puesto que la legislación europea exige que se tengan en cuenta todos los efectos acumulativos de los distintos proyectos, pero no que se haga una "evaluación conjunta".

La Junta de Andalucía interprondrá un recurso contencioso administrativo

La Comisión alude a que todos los proyectos han acabado con Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable, aun siendo consciente de que la metodología de la misma "ha sido criticada por peticiones e instituciones".

Sobre la paralización de Marismas Occidental, el representante del organismo europeo especificó que la Comisión "tiene la práctica de no hacer investigaciones paralelas", y teniendo en cuenta que la Junta de Andalucía ya ha iniciado el procedimiento para la interposición de un recurso contencioso administrativo ante la falta de acción estatal para parar el proyecto, no considera viable intervenir.

Eso sí, la Comisión Europea se ha mostrado de acuerdo con los peticionarios en la "salvaguarda" de Doñana en tanto que espacio protegido, como Parque Nacional y por la inclusión de algunos espacios de su entorno en la Red Natura 2000, y ha recordado la apertura de una investigación de oficio a raíz de las peticiones y la detección de posibles infracciones en las directivas de hábitat y marco de agua.

Por ello, ha accedido a realizar una visita a Doñana, a invitación de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, para investigar las condiciones del espacio "muy de cerca", según precisó la presidenta de la Comisión de Peticiones, la sueca Cecilia Wikström. Será entre septiembre y octubre de este año.

Maíllo ha celebrado la decisión como "un logro de sentido común" que permitirá "comprobar in situ y reconocer los peligros de este proyecto", que "no entiende de fragmentaciones" de los informes de impacto ambiental, y "un subsuelo de Doñana que no entiende de trámites administrativos ni de zonas más o menos amenazadas" porque "todas están interrelacionadas con una profunda afectación del acuífero 27 que es el que riega todo Doñana".

El coordinador general reclamó a la Comisión Europea que aplique "el principio de precaución para suspender la ejecución del proyecto Marismas Occidental", que está actualmente en ejecución, y recordó que "organismos oficiales y científicos avalan de manera contundente las tesis de IU" y que señalan que "no han sido evaluados de manera concluyente los riesgos sísmicos del proyecto, ni los impactos sobre el acuífero, ni la idoneidad de su ubicación".

"Es decir -añadió- que no se garantiza la seguridad de la zona y se pone en riesgo el suministro de agua en cantidad y en calidad, agua sin la cual es imposible la pervivencia de este humedal, símbolo mundial de lucha por la biodiversidad, que es Doñana".

El coordinador explicó que desde que se presentara la petición en 2013, "han sido muchas las comparecencias en este foro y hemos aportado documentación que ratifican ahora instituciones independientes" como el Defensor del Pueblo de España y el de Andalucía, pero también otras como el Instituto Geológico y Minero de España y la comunidad científica.

Maíllo agradeció la "sensibilidad" de la Comisión por el hecho de haber mantenido la queja abierta desde su registro en 2013, preguntándose si "Doñana, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera, es el lugar adecuado para 860 millones de metros cúbicos de gas".

La eurodiputada de IU Paloma López, apuntó a intereses partidistas y al hecho de que la propia empresa haya sido invitada a la Cámara a defender el proyecto especulativo contra los intereses generales y exigió a la Comisión Europea "que deje de dar excusas", "paralice inmediatamente este proyecto" y "exija que se cumpla con las normas medioambientales".

Por su parte, el Defensor del Pueblo andaluz solicitó a las instituciones europeas que impulsen la adopción de las medidas necesarias para que el proyecto de gasoducto "se suspenda definitivamente en todos sus tramos", dado que "preocupa, muy seriamente, a gran parte de la ciudadanía, al movimiento ecologista, a distintos grupos políticos y a diversos miembros e instituciones de la comunidad científica".

"Debemos tener muy presente que gran parte del trazado de este proyecto discurre por el Parque Natural de Doñana, otra parte por una zona contigua al Parque Nacional de Doñana y, en todo caso, su ejecución se llevará a cabo en un entorno que es inseparable de estos espacios protegidos", detalló, y añadió que la ejecución del proyecto "no es compatible, de acuerdo con el principio de precaución, con la necesidad de garantizar la conservación y mantenimiento del Espacio Natural de Doñana".

Maeztu fundamentó este pronunciamiento en que no se ha realizado una evaluación conjunta de los cuatro tramos antes de ejecutar el proyecto, no se identifican ni valoran los riesgos asociados a la inyección de gas en el subsuelo y el emplazamiento de los proyectos podría no ser el idóneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios