rosal de la frontera

Cientos de vecinos reclaman el arreglo de la carretera N-433

  • Los manifestantes cortan la calzada, que se ha deteriorado aun más por el temporal, por lo que "su circulación resulta peligrosa"

Cabecera de la manifestación con la pancarta para pedir obras de mejora en la carretera. Cabecera de la manifestación con la pancarta para pedir obras de mejora en la carretera.

Cabecera de la manifestación con la pancarta para pedir obras de mejora en la carretera. / m.g.

Alrededor de cuatrocientas personas se manifestaron ayer en Rosal de la Frontera para pedir al Gobierno central el arreglo de la N-433 carretera que une la provincia de Sevilla con la ciudad portuguesa de Lisboa, por el "mal estado" de la calzada, convocadas por la Plataforma Defensa Nacional de la 433.

A las doce del mediodía comenzó la manifestación, encabezada por una pancarta, que posteriormente protagonizó un corte de carretera que duró treinta minutos, sin que se registrara ningún incidente. Posteriormente se produjo la lectura de un manifiesto, en las puertas del Ayuntamiento, a cargo de un miembro de la Plataforma.

Los daños en la vía de comunicación son constantes y los baches innumerables

Éste aseguró que "nunca se debería de haber llegado a esta situación en las que los ciudadanos, pacíficamente, tengan que salir a la calle a manifestarse para exigir algo que es de derecho, de vergüenza, de absoluta legitimidad y de justicia que se solucione, y todo ello porque a quien corresponde, ni lo ha hecho ni se espera que lo haga".

La N-433 es la única vía de comunicación de la Sierra con el resto de Andalucía y Portugal. Desde que en 1992 se remodeló la antigua carretera, asegura la Plataforma, "el mantenimiento ha sido nulo y sólo se han realizado parcheos, lo que ha llevado al deterioro en que se encuentra en estos momentos, fundamentalmente de Cortegana hasta la frontera con Portugal, incluida la travesía donde nos encontramos".

Así, la calzada cuenta con "cientos de socavones y baches, hundimientos de terreno que ha cedido al paso continuado de vehículos pesados, grietas que acompañan en todo el viaje, una superficie que ha perdido casi todo el asfalto de superficie lo que provoca que circular por ella sea cómo hacerlo por lija que desgasta las cubiertas y provoca un ruido continuo dentro que nos conduce al estrés", todo esto "unido al desprendimiento de piedras que se agolpan en los arcenes, provocando derrapes involuntarios y roturas de cristales.

A pesar de ello, esta es la vía de comunicación que utiliza obligatoriamente los rosaleños para desplazarse diariamente a los institutos, los hospitales y para comprar a los supermercados y comercios y por "donde transitan, cada vez menos, los turistas de Portugal a Andalucía o al contrario".

La Plataforma denuncia que ésta es la situación que los vecinos vienen denunciando desde hace años ante las administraciones y múltiples foros, sin que hasta ahora "nada se haya conseguido" y "ante la indiferencia de los políticos", lo que ha provocado el hastío y el cansancio, al constatar que "no somos nada y nadie representamos". Por ese motivo, insistieron nació la Plataforma, "blanca, sin política, sin consignas y sin banderas, solo la fuerza y el poder que sale del pueblo".

La Plataforma tiene intención de trasladar su petición tanto al Ministerio de Fomento, como a la Diputación Provincial de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios