Cientos de pequeños cofrades acompañaron a la Burrita

  • Durante la misa de la mañana quedaron bendecidas las palmas y los ramos de olivo · Casi todos los pasos de Misterio de los diferentes pueblos salieron a la calle con algún estreno

Cientos de pequeños cofrades fueron ayer los protagonistas de la que es la primera de las procesiones de Semana Santa en muchos de los pueblos onubenses. La ilusión de estos nazarenos es acompañar al Cristo de la Burrita, paso que representa la entrada de Jesús en Jerusalén rodeado de palmas.

La tradicional imagen del señor de la Burrita abrió en la tarde de ayer los desfiles procesionales de la Semana Santa de Lepe. Esta entrañable imagen procesionó a partir de las 17.00 horas acompañado de Nuestra Señora de la Paz. El cortejo procesional forma parte de los desfiles procesionales de la Hermandad de Padre Jesús Nazareno que tradicionalmente ocupa el Domingo de Ramos. Las imágenes realizan su estación de penitencia saliendo desde la Capilla Cristo del Mar situada en la Barriada de Don Ramiro. El paso de misterio representa a Jesús en su entrada triunfal en la Ciudad Santa de Jerusalén a lomos de una burrita, en medio de la aclamación del pueblo. Como marca la tradición los niños acompañaran a la procesión portando las palmas con las que anuncian la entrada de Jesús en Jerusalén.

El Cristo ha estrenado una reforma del cíngulo de salida de oro realizado por Manuel Camacho, mientras que la Virgen de la Paz estrenó una corona en plata de ley realizada por el orfebre sevillano Emilio Méndez. Nuestra Señora de la Paz también ha estrenado una nueva toca de sobremanto en oro fino sobre malla dorada, fajín hebreo liso, corpiño de terciopelo burdeos, remate con cordón dorado de los borlones del palio todo este material ha sido elaborado y confeccionado por Manuel Camacho Gómez. La Virgen también lució por primera vez un rosario de filigrana de oro con imagen en engarce de Padre Jesús realizado por el joyero lepero Juan Jesús Luis Martín.

El cortejo bajó desde la barriada de Don Ramiro por la calle Pinta para subir hacia el centro donde recorrió la calle Real para enfilar la subida por la calle Juan Santana recuperando el tradicional camino de regreso. (Suárez)

Ayer se iniciaron los desfiles procesionales en Isla Cristina con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén y Nuestra Señora la Reina de los Angeles. Sobre las 16.45 horas se abrieron las puertas del templo parroquial de Nuestra Señora de los Dolores, la popular hermandad de la Mulita, cantera de cofrades, es una de las más queridas en la localidad isleña toda vez que acogen a todos los pequeños que se inician en el mundo cofrade.

Dos bellas imágenes del escultor ayamontino José Vázquez componen esta cofradía, el paso del Cristo tuvo que hacer su salida en silencio porque la agrupación municipal Nuestro Padre Jesús Nazareno de La Palma se retrasó en su llegada estando el Cristo en la calle cuando empezaron a llegar los componentes. El paso de Cristo adornado con claveles rojos, olivo y lechos estrenó palmera realizada por Daniel Sánchez (Batanero hijo) y cabezal para la talla de la mulita, así como manto para la imagen hebrea. Por parte de la virgen tuvo nueva saya y como flores llevó claveles, iris y gladiolos blancos con el acompañamiento musical de la Banda de Música isleña. Componían el cortejo unos 200 nazarenos, de los algo más de 150 eran niños. El desfile pasó por las calles Gran Vía, España, Simón, Baja, Roque Barcia con visita a la parroquia del Gran Poder, Angel Pérez, Carrera Oficial, paseo de los Reyes, Carmen, plaza de las Flores y finalmente Gran vía para realizar su entrada. (Quinaldo)

La puerta lateral de la Iglesia de San Francisco de Moguer se abrió ayer a las 18.30 horas para dar comienzo a una nueva Semana Santa en la localidad juanramoniana que inauguró un año más la Hermandad de la Borriquita, cofradía donde se notaban las ganas de salir a la calle para realizar una estación de penitencia que la lluvia impedía el pasado año, en el que se cumplía precisamente el cincuenta aniversario de la primera salida procesional.

Nazarenos rojos, la mayoría niños, y un nutrido grupo de niños vestidos de hebreos, escoltaban a la primera imagen que procesiona por las calles moguereñas, el Cristo del Amor, Cristo Triunfante que a lomos de un burrillo recorre las calles de la ciudad en la tarde del Domingo de Ramos, acompañado de los sones de la Banda de Cornetas y Tambores 'Vera-Cruz' de Pilas. Detrás nazarenos verdes daban paso a la imagen de la Virgen de la Esperanza bajo palio, que un año más, y ya son 16 consecutivos, procesionaba bajo los sones de la Banda de Música 'Hermanos Niños' de Moguer.

Entre los estrenos de la hermandad este año destaca el tallado del baquetón del paso de Misterio, realizado por talleres Pineda de Sevilla.

Pero el Domingo de Ramos en Moguer como es tradicional comenzó a las 10.30 horas con la bendición de palmas en la iglesia parroquial y posterior procesión hasta el templo de San Francisco, donde se celebró la Función del Domingo de Ramos, a cuya conclusión se desarrolló el 28 pregón de la Levanta, homenaje al costalero, que este año pronunció Francisco Montero, tras el que tuvieron lugar las primeras levantas de los pasos del Cristo del Amor y el palio de la Virgen de la Esperanza acompañadas del cante de saetas interpretadas por saeteros moguereños. (C. Burgos)

En Ayamonte las nubes que cubrían el cielo la mañana del Domingo de Ramos desaparecieron para dar paso a la procesión de la Borriquita. Cientos de personas acompañaron la Cristo de la Mulita cuyo paso llevaba este año como novedad una figura de un niño hebreo. La procesión comenzó a las 10.30 horas y regresó de nuevo al templo a las 14.30 horas.

A las 18.00 horas se abrieron las puertas de la Iglesia de El Carmen de Aracena para ver salir a la primera Hermandad que procesiona en la Semana Santa, la Borriquita. La primera novedad para ha sido el adelanto de una hora para realizar la Estación de Penitencia. Las cuatro esquinas de El Carmen estaban abarrotadas de público para contemplar el Santísimo Cristo del Amor en su misterio de la Sagrada Entrada en Jerusalén y el palio de María Santísima de la Candelaria. La Hermandad estrenó ayer varios enseres como la túnica brocada de seda en oro fino de color verde y mantolín de la misma tela para el Cristo del Amor, donado por la mayordoma y diputados de 2007. (Rufino)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios