almonaster la real

Calabazares reivindica la tradición de la huerta con la Matanza Vegetal

  • La celebración incluye visitas a los cultivos y degustación de platos tradicionales

Calabazares celebra la Matanza Vegental desde hace nueve años. Calabazares celebra la Matanza Vegental desde hace nueve años.

Calabazares celebra la Matanza Vegental desde hace nueve años. / h. información

La aldea de Calabazares, en Almonaster la Real, disfrutó ayer de su Matanza Vegetal, una celebración que atrae la curiosidad de muchos visitantes con la que se reivindica el cultivo tradicional de las huertas y sus sistemas de riego.

Organizado por la Comisión de la Matanza Vegetal y el Ayuntamiento de Almonaster la Real, la novena edición de esta cita ha contado con la presencia del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, quien destacó que es un ejemplo de "cómo es posible que muchas familias tengan una renta añadida a partir de actividades tradicionales en los espacios naturales protegidos de Andalucía".

"Hablamos de productos de altísima calidad, de productos ecológicos, obtenidos de forma ancestral, desde hace siglos, con una calidad fuera de lo común", remarcó, y añadió que "mantener acontecimientos como este sirve para trasladar a la ciudadanía la importancia de las actividades tradicionales en los espacios protegidos".

Además, destacó que, en estos casos, los productos obtenidos "son usados también para elaborar platos con recetas que se transmiten de padres a hijos desde hace también años y años, dando buena muestra de la calidad gastronómica que existe en la inmensa mayoría de los espacios naturales protegidos de Andalucía".

Los asistentes pudieron visitar algunas de las cuatrocientas huertas con las que cuenta la aldea y sus sistemas de riego, y se ha celebrado también un mercado ecológico y el homenaje al hortelano y hortelana de Calabazares 2017.

También hubo una degustación de los platos tradicionales de la huerta tales como las sopas de tomate, sopa de olores, bollo de papas, judías verdes con tomate, gazpacho, distraídos o los postres como el arroz con leche de cabra, los prestines y los roscos de huevo.

Todo este programa en torno a la huerta hace que esta pequeña aldea, situada a unos 115 kilómetros de Huelva capital, en la que viven de forma fija unas 180 personas durante todo el año, sea punto de encuentro de los amantes de los productos naturales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios