Brindan un homenaje a la calidad humana y artística de los Franco

  • Organizado por la Asociación Cultura 'Albuhera', se celebró en el teatro Sierra de Aracena

Una estirpe de artistas de reconocido prestigio, dentro y fuera de las fronteras españolas, recibió en el Teatro Sierra de Aracena el homenaje que había preparado la Asociación Cultural 'Albuhera', en un acto que congregó a un numeroso público rendido por la calidad creadora y humana de sus componentes.

La familia Franco, que ha dado a la provincia de Huelva tres grandes ejemplos de tesón y de constante evolución, tuvo constancia en este acontecimiento del enorme respeto que por su trayectoria sienten sus paisanos que, acostumbrados a convivir de manera habitual con ellos en las calles de Aracena, a veces desconocen la gran reputación que sus obras le han otorgado tanto en diferentes puntos de Andalucía, como en la vecina Portugal.

El acto estuvo conducido por Fernando Fernández, quien junto al escritor serrano Manuel Moya, leyeron textos propios y de escritores que habían dedicado parte de su obra al escultor Alberto Germán Franco, su padre, el pintor José María o su abuelo Domingo, cuya obra más conocida son sus artesanales pergaminos. El gran ausente de la noche fue el poeta Juan Delgado, gran amigo de la familia Franco, quien se encuentra convaleciente de una reciente intervención.

Las lecturas y referencias estuvieron acompañadas por la proyección de imágenes de las obras de estos tres artistas, así como de momentos importantes de la vida pública que sus profesiones le han otorgado.

José María Franco se mostró agradecido por el homenaje que rinde a su familia "una tierra en la que, a pesar de que era mi tierra, me fui colando artísticamente poco a poco, de la mano de Jesús Arsensio". Y confesó que siempre ha querido sentirse serrano, algo que ha conseguido tras su nombramiento como Serrano del Año en las pasadas Jornadas del Patrimonio de la Sierra.

Alberto Germán contó que "Aracena siempre ha estado en boca de mis abuelos", y precisamente ha sido Aracena, donde permanece, el punto de partida de su trabajo a nivel profesional. Se inició en el pequeño taller donde antes trabajaba su abuelo materno, que fue sastre.

"Nosotros, estemos donde estemos trabajando, siempre tenemos como referencia este pueblo", confesó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios